De izquierda a derecha, Marta Roviera (ERC), Jordi Turull (Pdecat), Jordi Orobitg (ERC), Lluis Coromines (Pdecat) y Benet Salellas (CUP), Gabriela Serra (CUP), Anna Gabril (CUP) y Joan Garriga (CUP). Serra advirtió que estaban haciendo un acto de desobedi

El referéndum catalán no fija una participación mínima para ser vinculante

stop

Junts pel sí y la CUP mantienen que si gana los partidarios de la independencia, el parlamento la proclamará “inmediatamente”

Economía Digital

De izquierda a derecha, Marta Roviera (ERC), Jordi Turull (Pdecat), Jordi Orobitg (ERC), Lluis Coromines (Pdecat) y Benet Salellas (CUP), Gabriela Serra (CUP), Anna Gabril (CUP) y Joan Garriga (CUP). Serra advirtió que estaban haciendo un acto de desobedi

en Barcelona, 04 de julio de 2017 (18:45 CET)

La ley del referéndum de independencia que impulsan Junts pel sí y la CUP no establece ninguna participación mínima para considerarse vinculante. En el caso de que gane el sí, el parlamento catalán proclamará “inmediatamente” la independencia. En caso contrario, se convocarán elecciones autonómicas.

Estas son las principales novedades de la comparencia este jueves de dirigentes de las dos formaciones para explicar los detalles del referéndum del 1 de octubre. Han tomado la palabra Jordi Turull y Lluís Corominas, por parte del Pdecat; Marta Rovira y Josep Maria Orobitg, de ERC; así como Anna GabrielBenet SalellasJoan Garriga y Gabriela Serra. Esta última diputada ha recordado que hacen un acto de “coherencia”, pero también de “desobediencia” por hacer caso omiso de las prohibiciones del Tribunal Constitucional.

Han explicado que la Generalitat dispone de un censo de votantes que será validado por la sindicatura electoral. Sin embargo, no han explicado como el gobierno de Carles Puigdemont ha obtenido estos datos. Sólo han expuesto que nadie debe dar ninguna autorización para figurar en este censo.

Desarrollo de los organismos electorales

El parlamento catalán aprobará por mayoría la composición de la sindicatura electoral, equivalente a una junta electoral, un nuevo organismo que estará integrado por cinco juristas. Aún no se han designado. De este organismo dependerán cuatro sindicaturas territoriales que corresponderán a los actuales ámbitos territoriales.

La Generalitat habilitará locales como sedes electorales en las ciudades donde sus ayuntamientos no colaboren con la organización de la consulta. Una multitud de “voluntarios” se encargará de llevarla a cabo, pero no han concretado que papel tendrán los funcionarios de la administración.

La ley establecerá un “régimen jurídico excepcional” en un intento de amparar el referéndum en la legislación internacional. Contendrá referencias a las sencnecias del Tribunal de La Haya y de la Corte Suprema de Canadá.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad