El PXOM de Cabana deja la puerta abierta a nuevos proyectos mineros en Corcoesto

stop

El colectivo Salvemos Cabana presenta alegaciones al borrador del documento municipal y denuncia el nuevo intento del alcalde de la localidad por imponer un futuro plan extractivo en la parroquia bergantiñana

Cartel en una explotación minera abandonada

A Coruña, 02 de enero de 2017 (12:23 CET)

El Concello de Cabana de Bergantiños allana el camino para que la actividad minera pueda retornar a Corcoesto. Al menos así lo entiende la plataforma Salvemos Cabana, que este lunes ha anunciado la presentación de alegaciones al borrador del texto del Plan Xeral de Ordenación Municipal presentado con carácter previo a la elaboración del documento de alcance del estudio ambiental estratégico, tras el que ven "un nuevo intento del alcalde popular José Muiño de imponer por la puerta de atrás un futuro plan extractivo en la parroquia.

En su argumentación, los miembros del colectivo denuncian que el documento da a entender que "tarde o temprano" se producirá un nuevo intento para reabrir el yacimiento aurífero, "a día de hoy totalmente agotado para labores en galería y cuya rentabilidad depende exclusivamente de técnicas a cielo abierto y la utilización de ingentes cantidades de agua y cianuro de sodio en la recuperación del mineral, con las consecuencias y riesgos que esto implica".

Derechos mineros

Además, critican la superposición "torticera" de los límites municipales de Cabana de Bergantiños sobre el mapa de derechos mineros procedente de la Subdirección Xeral de Minas de la Consellería de Industria, donde se afirma que "gran parte del territorio municipal corresponde a secciones que han solicitado las prospecciones".
En este sentido, aclaran que las áreas de exploración e investigación minera que aparecen en el mapa presentado en el Borrador del PXOM "no coinciden en absoluto con las que aparecen en el Censo Catastral Mineiro de Galicia, ampliando en este caso su superficie y dando a entender la preeminencia del interés extractivo sobre otro tipo de sectores, en una zona definida por dos clasificaciones de suelo incompatibles con la actividad minera, como son el suelo rústico de protección forestal y el suelo rústico de protección paisajística".

Por todo ello, solicitan al Concello la revisión del documento, al tiempo que cargan contra el regidor, José Muíño, por persistir en su intento de activar un plan extractivo denostado por toda la sociedad gallega, "enfrentándose a los vecinos, a la Xunta e incluso en más de una ocasión a su propio partido".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad