El PSOE prepara su enésimo asalto a la Diputación de Rafael Louzán

stop

CARRERA MUNICIPAL

Rafael Louzán

A Coruña, 14 de marzo de 2015 (02:57 CET)

Aunque no es la primera vez que se debate sobre la utilidad de estas instituciones, lo cierto es que la consecución de diputaciones provinciales es uno de los principales objetivos de los partidos políticos de cara a estas municipales. A pesar de la atomización de la oferta electoral, la pelea por gobernar estos organismos es cosa de dos: PP y PSOE, con la ayuda este último del BNG.

En Galicia, las diputaciones provinciales estaban repartidas al 50% entre los dos grandes partidos hasta 2011. El PSOE lideraba A Coruña y Lugo, mientras que el PP hacía lo propio en Ourense (histórico granero de votos liderado por los Baltar) y Pontevedra. No obstante, el descalabro socialista en la provincia coruñesa hizo que la balanza se inclinase a favor del partido de Alberto Núñez Feijóo. En las municipales de mayo la incógnita, en este caso, se posa en el ente pontevedrés. Los socialistas creen que tienen posibilidades reales de abordarlo.

Louzán flaqueó en 2007

Es el popular Rafael Louzán quien gobierna la Diputación de Pontevedra. Hombre de partido, próximo a Feijóo y a Mariano Rajoy, es concejal por Ribadumia, localidad donde acostumbra a veranear el presidente del Gobierno. Desde diciembre del año pasado es presidente de la Federación Gallega de Fútbol.

En las elecciones de 2011, donde con Feijóo ya en el Gobierno de la Xunta de Galicia, muchos municipios pequeños y medianos volvieron a estar en manos del PP tras una etapa de alianzas bipartitas, Louzán se aseguró el puesto en la Diputación. El PP aumentó de 14 a 17 sus diputados, frente a los seis del PSOE y los cuatro del BNG. Sin embargo, en las anteriores municipales, las de 2007, los conservadores estuvieron a punto de perder el ente provincial.

Mociones de censura

La batalla se disputó en el partido judicial de A Estrada, compuesto por los ayuntamientos entre otros de A Estrada, Cerdedo y Forcarei, en donde se quedaron a 125 votos de arrebatar un diputado al PP que habría sido clave. "La victoria de Feijóo en 2009 en la Xunta fue posible en gran medida porque se mantuvo la visibilidad y el poder del partido al mantener la diputación de Pontevedra, y eso lo dicen muchos populares de la provincia hoy en día", comentan fuentes de la oposición a este medio.

Louzán no da puntada sin hilo. Entre 2007 y 2011 puso en marcha numerosas mociones de censura con las que el PP recuperó a mitad de mandato municipal diversos ayuntamientos perdidos en esa zona y en otras en donde se perdieron votos.

Los partidos judiciales fundamentales

En estas elecciones, la distancia es considerable pero varias encuestas internas del PSOE aseguran que puede ser posible conseguir la Diputación de Pontevedra. Entre otros factores, el PP puede seguir sin lograr la alcaldía en las dos grandes ciudades de la provincia: Vigo y Pontevedra, donde están muy asentados el socialista Abel Caballero y el nacionalista Miguel Anxo Fernández Lores. "Además, la cosa va a estar complicada en la comarca del Deza y hay posibilidades de que el PSOE vuelve a gobernar en A Estrada", apuntan diversas fuentes.

Además, tampoco es baladí otro factor: Pontevedra fue una de las zonas más castigadas por la colocación de preferentes, y los afectados se manifestaron en varias ocasiones en actos de la Diputación y del propio Louzán.

Sin mayores cambios

La incógnita está efectivamente en Pontevedra. Hay es donde surgen las dudas, si bien parece poco probable que el PSOE vaya a perder la Diputación de Lugo y que el PP suelte el ente provincial de A Coruña y, especialmente, el de Ourense, en manos de Manuel Baltar Blanco, después de la retirada de su padre, José Luis Baltar Pumar, condenado esta semana a nueve años de inhabilitación para cargo público por la contratación irregular de más de un centenar de personas en la Diputación en el año 2010.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad