El presidente de la Deputación de Ourense, Manuel Baltar.

El PSdeG se queda a las puertas de arrebatar la Diputación de Ourense

Los socialistas mantendrán las diputaciones de A Coruña, Lugo y Pontevedra con el apoyo del BNG y se quedan a un escaño de arrebatar la de Ourense al PP

Los resultados de las elecciones municipales traerán consigo un previsible cambio en la alcaldía de cuatro de las siete grandes ciudades. Los socialistas Inés Rey, Ángel Mato, Xosé Sánchez Bugallo y Rafa Villarino se harán, previsiblemente, con las riendas de los concellos de A Coruña, Ferrol, Santiago de Compostela y Ourense, desbancando a los candidatos Marea Atlántica, Compostela Aberta, Ferrol en Común y a la agrupación del PPdeG en Ourense.

Sin embargo, esta oleada de cambios en las grandes urbes gallegas no implicará un vuelco en el reparto de poder en las diputaciones. Los entes provinciales de A Coruña, Lugo y Pontevedra seguirán bajo el mando de un PSdeG-PSOE en minoría, que necesitará el apoyo del BNG y de las mareas, y que se queda a un diputado de arrebatarle la de Ourense al PPdeG, que pierde la mayoría absoluta.

Pactos con el BNG

El PPdeG será la principal fuerza en la Diputación Provincial de A Coruña con una mayoría que, sin embargo, le resultará insuficiente para gobernar. El partido pasa de 13 a 14 diputados y aventaja en tres a un PSdeG que en 2015 contaba con ocho. Valentín González Formoso, actual presidente del ente provincial coruñés, deberá echar mano del BNG, que resiste con cuatro diputados, mientras que la Marea Atlántica baja de tres a uno, Alternativa dos Veciños, el partido que gobierna Oleiros desde hace tres décadas y que se acaba de hacer con la alcaldía de Carral, mantiene un representante, algo que no logra Compostela Aberta, que se queda sin representación.

Situación similar es la que se vive en Lugo. El PSdeG pierde un diputado (ahora cuenta con 11, frente a los 12 del PPdeG), pero podrá mantener el gobierno gracias al apoyo del BNG, que pasará de dos a tres representantes en el ente provincial.

Las mareas se quedan sin representación en Lugo, pero también en Pontevedra, en donde el PSdeG crece y roza la mayoría absoluta. Los socialistas elevarán de 10 a 13 su número de representantes en el ente provincial, quedándose a apenas uno de lograr la mayoría absoluta. De esta manera, Carmela Silva solo necesitará el apoyo del BNG (que retrocede de cuatro a tres actas) para mantener su puesto en una diputación en la que el PP contará con 11 representantes.

Ourense, en manos de Ciudadanos

Ciudadanos solo logra hacerse un hueco en una de las cuatro diputaciones gallegas. Se trata de Ourense, en donde cuenta con un representante que se perfila como decisivo a la hora de conformar gobierno. Y es que el PP de José Manuel Baltar ha perdido la mayoría absoluta tras pasar de 13 a 12 representantes y necesita al menos un apoyo para asegurarse su continuidad al frente del ente provincial ourensano.

En él también estará representados el PSdeG, con nueve diputados, Democracia Ourensana, con dos, y el BNG, que mantiene un representante.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad