El PSdeG aparca la renovación hasta el año que viene

stop

Pachi Vázquez se mantendrá en el cargo hasta la celebración de un congreso del que saldrá una nueva directiva

Pachi Vázquez durante la reunión con la ejecutiva

22 de octubre de 2012 (23:08 CET)

En las elecciones de 2009, el PSOE y el BNG perdieron la Xunta de Galicia. Hace cuatro años, los socialistas gallegos comandados por Emilio Pérez Touriño consiguieron un total de 25 escaños. El que fuera presidente del bipartito presentó su dimisión al día siguiente de la celebración de los comicios. En 2012, después de una monumental debacle, en la el grupo socialista ha quedado con 18 escaños, el guión no será el mismo. No habrá cambio de cromos hasta el año que viene.

Los socialistas gallegos aprobaron este lunes un “cronograma de renovación”. A propuesta del propio candidato y secretario xeral, Pachi Vázquez, y por “unanimidad” de la cúpula del partido, el próximo día 10 se celebrará un Comité Nacional para profundizar en la “reflexión” sobre lo ocurrido el domingo y se deja para el 2013 la celebración de un congreso extraordinario del que saldrá la nueva dirección de la formación.

Pachi continúa en el Parlamento

A pesar de que en el partido se escuchan con fuerza voces críticas que han pedido la dimisión de Vázquez, de momento, este se mantendrá en el cargo y continuará con su labor en el Parlamento gallego mientras así lo decida el grupo. En ningún caso se presentará a la reelección pero, según fuentes cercanas, la intención de Vázquez es mantenerse en el cargo un tiempo prudencial para no dejar al partido descolocado.

Durante toda la legislatura, el sector de Vázquez ha tenido enfrentamientos con otros grupos dentro del partido críticos con su gestión. Aún se recuerdan episodios sonados como cuando el actual secretario xeral puso en marcha la norma, 'una persona, un cargo' o las tiranteces con el denominado sector de los críticos. Según esas mismas fuentes, “esas situaciones derivaron precisamente de la marcha acelerada de la anterior dirección, lo que obligó a un proceso muy rápido que se cerró sin una reflexión adecuada”.

Blanco, Caamaño, Besteiro

Ahora, la intención que defienden es la de hacer las cosas con calma, e iniciar una reflexión que culminará con la elección de una nueva dirección el próximo año. “Esto también se hace porque no hay un relevo claro que esté ya marcado”, indican.

Si bien se llegó a plantear la posibilidad de que los exministros Pepe Blanco y Francisco Caamaño le disputasen a Pachi la cabeza de cartel para las elecciones gallegas --algo que se abortó debido al adelanto elecotoral-- los resultados de este 21-O tampoco invitan a pensar que la renovación de la dirección pasará por ellos. Cobran más fuerza nombres que ya hace tiempo que se escuchan, como el del presidente de la Diputación de Lugo, Xosé Ramón Gómez Besteiro.

Las críticas de Rego

De momento, este lunes, ya hubo quien de forma pública se apresuró a pedir la dimisión inmediata de Pachi Vázquez. El exdiputado Ismael Rego, hombre muy cercano a Touriño y que pasó a un segundo plano durante esta legislatura, indicó que “nunca nadie había hecho tanto daño al partido en tan poco tiempo”.

Sus declaraciones, las únicas a nivel público de momento, no han sentado bien. En rueda de prensa, Pablo García, el número 2 del PSdeG, replicó: “Respeto todas las opiniones, pero el partido tiene sus cauces. Utilizar a los medios de comunicación roza el mal gusto”.

En círculos más reducidos, este lunes, antes de conocerse el cronograma marcado, muchos socialistas apuntaban a que Pachi no dimitiría así como así.

A nivel estatal también ha habido críticas en el partido debido a que Alfredo Pérez Rubalcaba no compareció para dar una valoración más sosegada de los resultados en Galicia y País Vasco. Comparecerá el próximo lunes tras la reunión de la Ejecutiva federal.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad