El PSdeG acepta llegar con una gestora a las elecciones y busca un candidato que guste a Caballero

stop

Las investigaciones de Pilar de Lara y las necesidades de Pedro Sánchez fuerzan la salida de Besteiro, que deja el partido en manos de su número dos y sin cotas de poder para los socialistas de Vigo

José Ramón Gómez Besteiro y Pedro Sánchez | EFE

en A Coruña, 19 de marzo de 2016 (02:06 CET)

José Ramón Gómez Besteiro entonó el no va más, apenas dos años y medio después de convertirse en el secretario xeral de los socialistas gallegos. El peso de las diez imputaciones que investiga la jueza Pilar de Lara fue demasiado para sobrevivir al complejo escenario político, con la corrupción en boca de todos, Pedro Sánchez haciendo números para formar gobierno y las mareas apretando por la izquierda.

Besteiro renunció primero a su candidatura a la Xunta, primer síntoma de una enfermedad más grave inoculada por los seis delitos que le atribuye Pilar de Lara en la Operación Pulpo. "Es un ex líder pero todavía no lo sabe", dijo Alfonso Rueda. Este viernes, el abogado lucense que apadrinó López Orozco en las filas socialistas dimitió como líder del PSdeG.

La dirección de Besteiro hereda el poder

El partido cambia una dirección cuestionada, al menos por un sector crítico que tiene a Pachi Vázquez como ilustre representante, por una dirección sin líder. Queda en manos de una gestora que conducirá la número dos de Besteiro, Pilar Cancela.

Bueno para Pedro Sánchez, que se quita un foco de presión y mantiene bajo control al PSdeG con una persona afín. La composición adoptada por Ferraz, sin embargo, no gustó a todos en el partido por considerarla alineada con la cúpula saliente.

El poder de Caballero

La comisión gestora tiene seis meses para convocar el congreso del que saldrá la nueva ejecutiva. El calendario apremia tanto que en el partido asumen presentarse a las elecciones conducidos por la gestora como solución más "lógica" y convocar el congreso una vez celebrados los comicios. "El proceso interno no es el prioritario", decían fuentes del partido.

Lo urgente es la celebración de primarias para la elección del candidato a la Xunta, que internamente está intentando gestionarse bajo dos premisas: que el candidato genere el consenso suficiente como para estar respaldado por una amplia mayoría y que sea del agrado de Abel Caballero, guardián del principal granero de votos de los socialistas en Galicia.

¿Y si Feijóo adelanta las elecciones?

Los nombres no se ven claros. El alcalde de Vigo no tiene pensado implicarse directamente en la batalla por el control del partido por ahora, pero el continuismo que marca la gestora puede impulsar una apuesta viguesa para la Xunta. Entre los más próximos a Besteiro asumen que el candidato tiene que agradar en Vigo, pues allí está la mayor masa de militantes, y a Caballero le puede interesar más el control de la carrera hacia San Caetano que dominar una ejecutiva de transición. Ese es el debate.

En la ciudad olívica expresaban su preocupación ante lo que creen un posible adelanto electoral, que cogería al PSdeG sin ejecutiva ni candidato y a En Marea pendiente de sus discrepancias internas y de diseñar el proceso para elegir su cabeza visible para la Xunta.

Feijóo, a su ritmo

Feijóo lo tiene a pedir de boca para desdecirse y acelerar los tiempos. "Si adelanta que adelante, al PSOE no le va a faltar candidato", replicaban en círculos próximos a Besteiro.

La comisión gestora será la encargada de convocar las primarias, para las que se autodescartaba este viernes una vez más Abel Caballero. En medio de la tormenta en las filas socialistas, el Partido Popular anunciaba que el dos de abril reunirá a su junta directiva para convocar el congreso en el que se decidirá quién es su candidato a la Xunta.

Besteiro contra Pilar de Lara

Besteiro se va cargando con diez imputaciones y dejando atrás una cúpula en proceso de reconstrucción. Retomará su oficio de abogado, que dejó atrás hace casi dos décadas, y preparará su defensa con la perspectiva, si todo sale bien, de regresar algún día a la vida política.

"El partido seguirá funcionando, como siempre", dijo Besteiro, que afirmó que decidió dimitir de manera "libre, personal y responsable" pese a estar seguro de su "total y plena inocencia". "No quiero ser utilizado como excusa para el cambio que necesita Galicia y España", zanjó.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad