El PP vuelve a abrir la veda de las mociones de censura

stop

El pasado mandato municipal, los populares impulsaron hasta 11, frente a una de PSOE y BNG

Manuel Vázquez, secretario xeral del PSdeG, junto al alcalde de Vilamartín, a la izquierda

11 de enero de 2013 (22:44 CET)

El año se ha abierto en el terreno municipal con el anuncio de una nueva censura impulsada por el PP, la formación que durante el pasado mandato local más actuaciones de este tipo aprovechó para llegar al poder. Ahora, conservadores e independientes amenazan con sacar el bastón de mando del ayuntamiento de Vilamartín (Ourense) al socialista Enrique Álvarez.

El PP siempre ha sido crítico con las mociones de censura, sobre todo en el caso de que tengan a tránsfugas de por medio (ediles que elegidos por una formación acaban apoyando a otra distinta). Sin embargo, en el pasado mandato municipal ganó por goleada a PSOE y BNG en cuanto a número de censuras planteadas en los ayuntamientos gallegos. Diez contra una.

Condena al transfuguismo

El PP fue una de las formaciones beneficiadas en las mociones de censura que se llevaron a cabo en los ayuntamientos de Trives, Santa Comba, Mos, Silleda, Abegondo, O Porriño, Gondomar, Folgoso do Courel, Láncara y A Veiga. Hasta en cinco de estos casos, hubo tránsfugas de por medio, a pesar de ir en contra del código ético de la formación.

Los ediles de Mos, Abegondo y Gondomar que apoyaron las mociones de censura pidieron la baja en la militancia del partido, ya que así lo establecen sus estatutos. A pesar de eso, en las municipales de 2011 volvieron a presentarse bajo las siglas de la gaviota.

Porto do Son


Por su parte, socialistas y nacionalistas tan solo llegaron a hacer efectiva una moción de censura en el pasado mandato municipal: la de Porto do Son, con la que sacaron al PP de la alcaldía de este municipio coruñés. No llegaron a fructificar muchas otras de las que se habló, como es el caso de Muros y Ponteareas.

Así, una vez más y a pesar del rechazo que, sobre el papel, causan las mociones de censura a la clase política, el 2013 arranca con la petición de una en Ourense promovida por los ediles del PP y de un grupo independiente.

Visto bueno del PP

En este caso, en el que no hay tránsfugas de por medio, tanto la dirección provincial del PP como la regional han dado su visto bueno a la moción.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, aseguró que la moción de censura es “un instrumento que la ley establece para cuando se dan determinadas circunstancias”. Las que, a su juicio, se dan en Vilamartín de Valdeorras donde “el alcalde no tiene mayoría suficiente para gobernar y hay una enorme inestabilidad”.

Las peculiaridades de Vilamartín

Debates a parte, la moción de censura de Vilamartín tiene su peculiaridades. Si va adelante, el PP propondrá como alcaldesa a María Jesusa Candal, una mujer que ya ocupó el bastón de la mando de la localidad en el pasado mandato municipal.

En 2008 substituyó a su padre, Manuel Candal, al frente de la Alcaldía. Candal era de los pocos regidores gallegos que continuaba en el cargo desde la etapa predemocrática. Sus 36 años al frente de Vilamartín culminaron con un enfrentamiento con el partido, que propició su abandono de la vida política.

Amagó con presentarse por siglas independientes en las municipales de 2011 pero falleció de un infarto en 2009.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad