El PP ourensano acusa a los socialistas de 'enchufar' a familiares

stop

Dicen que sólo 6 contratos del proceso contra Baltar fueron de compromisarios en el congreso provincial que coronó a su hijo

Manuel Baltar Blanco

08 de enero de 2013 (15:36 CET)

Un día después de que el juez admitiera a trámite la querella contra José Luis Baltar por un supuesto delito de prevaricación continuada, el Partido Popular ourensano ha salido al paso de las acusaciones contra el que fuera presidente de la Diputación durante dos décadas. Baltar Blanco, hijo de José Luis Baltar y su sucesor al frente del ente provincial, y Rosendo Fernández, secretario provincial del PP de Ourense, han defendido este martes la gestión del expresidente de los populares ourensanos y han criticado con dureza la actitud del Partido Socialista, por "especializarse en judicializar la política" para obtener “frutos electorales”, en palabras de Baltar Blanco.

Más lejos fue Rosendo Fernández, que, en medio de una investigación por supuestas contrataciones irregulares de su partido, acusó a los socialistas de favorecer a familiares y afiliados del partido en la contratación de personal para los organismos públicos sobre los que tienen responsabilidades. En concreto, el secretario provincial del PP aseguró estar en disposición de presentar una relación de afiliados y familiares socialistas que ejercen como trabajadores públicos, aunque añadió que su partido no practica la política del “y tu más”.

104 contratos, 6 compromisarios

Los contratos investigados por la Fiscalía de Ourense datan del año 2010 y fueron subscritos en las semanas previas al congresos provincial que acabó con el José Manuel Baltar Blanco al frente de la Diputación. En la versión del PSOE, de donde partió la denuncia que propició la querella de la fiscalía, el centenar de contrataciones que se produjo en esos días sirvió para asegurar la continuidad de la familia Baltar en la dirección provincial, es decir, se cambiaron, presuntamente, contratos por votos para Baltar Blanco.

El Partido Popular ha negado esta relación entre las contrataciones investigadas y la ascensión del actual presidente de la Diputación. Tanto Rosendo Fernández como el propio Baltar Blanco insistieron en “sólo seis” de los contratos correspondieron a compromisarios que participaron en el congreso. Fernández ha querido aclarar que ninguna de las 104 contrataciones se consolidó en empleo fijo, sino que "duraron tres meses". De ellas, "sólo 42" se formalizaron durante los meses anteriores al congreso del PP y, de ésas 42, "sólo 6" fueron compromisarios en el proceso congresual, de los 1.212 que participaron en la elección de Manuel Baltar como sucesor de su padre, "lo que supone un 0,49 por ciento de los electores que además votaron en secreto y en sobre cerrado", afirmó el secretario provincial.

Tranquilidad en la familia Baltar

Baltar Blanco, por su parte, indicó que su padre se encuentra "bien y tranquilo" y que en la Diputación no tiene aún notificación oficial del auto del juez del Juzgado de Instrucción número 1 de Ourense, que ha admitido a trámite la querella basada en una denuncia interpuesta por el PSOE provincial en 2010.

El presidente de la Diputación de Ourense manifestó expresamente el respeto por la investigación judicial, instó a que se tenga en cuenta la presunción de inocencia para cualquier ciudadano, y consideró que la investigación no le parece tardía y que él está "a lo que se decida en el momento que sea". "Tendremos la colaboración máxima para remitir la documentación que se nos pida", aseguró.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad