El PP de Vigo deja ver su fractura interna

stop

Feijóo dejó dos problemas abiertos con su elección de candidatos a las últimas municipales en Vigo y en Ourense, agravado en la ciudad olívica por los malos resultados electorales; tres candidatos optarán a liderar el partido 

Elena Muñoz / EFE

en A Coruña, 12 de noviembre de 2016 (12:38 CET)

Aunque menos ruidosas que en otras formaciones, el PP gallego también libra sus guerras internas, sobre todo cuando los resultados electorales, argamasa que cose todas las heridas cuando son positivos, no le sonríen. Una de esas batallas se está librando en Vigo, donde el partido está dividido desde antes de las pasadas municipales.

Como sucedió en Ourense con Jesús Vázquez, la elección de la ex conselleira Elena Muñoz para liderar el partido y competir con Abel Caballero generó un fuerte desencanto en una parte de los populares vigueses, que se recrudeció con los comicios, en los que el PP se desplomó y pasó de 13 a 7 concejales.

Muñoz contra Guerra

Esa división se evidencia ahora en tres precandidatos que compiten por presidir el partido en la ciudad olívica. Elena Muñoz, que entregó 600 firmas ante el Comité Organizador del Congreso Local pese a que se necesitan solamente 70. La exhibición de músculo de la ex conselleira de Facenda no ha evitado que otros dos rivales la confronten.

El ex conselleiro de Economía y conocido empresario del sector textil, Javier Guerra, entregó más de un centenar de firmas, según manifestaron a Europa Press fuentes de su entorno. Los militantes afines al empresariollevan meses preparando la batalla, y no les ha gustado cómo se ha convocado el Congreso, porque creen que "se está maniobrando y presionando" para favorecer a la candidatura de Muñoz. De hecho, están a la espera de que se resuelva un recurso presentado ante el Comité de Garantías por supuestas "irregularidades" en el proceso de convocatoria del Congreso, tanto con respecto a los plazos como al censo de afiliados.

Lucía Morales se suma a la batalla

La ex delegada de la Xunta en Vigo y actual directora de la SEPES, Lucía Molares, será la tercera precandidata, pues tenía previsto entregar las firmas la mañana de este sábado. Los tres aspirantes evidencian las dificultades de Muñoz para cohesionar el grupo y dan continuidad a la contestación interna que durante la última etapa ha liderado José Manuel Figueroa.

Molares ha sido crítica con la dirección del PP vigués desde hace mucho tiempo, pero se ha decidido a última hora a dar un paso adelante. Su candidatura abre otro frente contra la línea oficial del partido, más acostumbrado a congresos plácidos donde gana el candidato respaldado por la dirección.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad