El PP activa su propuesta de 'tijeretazo' al Parlamento

stop

La oposición censura la intención del grupo mayoritario, que recortará de 75 a 61 el número de diputados

Núñez Feijóo en el Parlamento gallego / E.P.

02 de enero de 2014 (14:18 CET)

El PPdeG ha registrado este jueves la propuesta de reforma de la ley electoral que rebaja el número de escaños de 75 a 61 y establece, como principal novedad, un reparto mínimo por provincia de ocho diputados, frente a los 10 actuales.

La iniciativa, que reduciría en un 19% el número de asientos del Parlamento, comenzaría a aplicarse a partir de las próximas autonómicas, previstas para otoño de 2016.

Anuncio de Puy

Así lo anunció el portavoz parlamentario del PPdeG, Pedro Puy, en el transcurso de un desayuno informativo en el que concretó que con esta modificación el peso de la representación territorial y de la población en porcentaje será “prácticamente el mismo”.

Según cálculos de los populares, con 75 diputados y 10 escaños por provincia la correspondencia sería de 40 por territorio (53,30%) y 35 por población (46,6%). Con 61 diputados y 8 por provincia, la equivalencia sería de 32 por territorio (52,46%) y 29 por población (47,54%).

Se mantiene el listón del 5%

La propuesta de los populares mantiene el listón de acceso del 5% de los votos para conseguir un escaño en el Horreo. Al respecto, Puy ha restado importancia a las dificultades añadidas que puedan suponer mantener esta barrera mientras se reducen diputados, y ha esgrimido que "la única dificultad" que tienen los partidos minoritarios para entrar en la Cámara es recibir "los votos de los ciudadanos".

"Donde sube ligeramente por encima del 5% es en las provincias del interior, donde no ponen sus expectativas los partidos minoritarios", remarcó, para añadir que el PPdeG no renuncia al "acuerdo" con la oposición, que ha manifestado reiteradamente su rechazo a esta reforma.

La oposición contesta

El anuncio no ha tardado en obtener respuesta por parte de los grupos de la oposición. El diputado socialista Pablo García ha criticado que la propuesta de reducción de escaños es un forma de “reducir democracia de una forma trilera para garantizarse la mayoría absoluta” en un escenario en el que “perderán muchos votos”.

Por parte del BNG, Carme Adán ha reclamado a los populares que retiren la propuesta, que sólo busca “reducir democracia y autogobierno”. “El PP presenta una reforma trampa, que usa como tinta de calamar para hablar de este asunto y no de los verdaderos problemas que afectan a la ciudadanía”, opina.

En la misma línea se ha manifestado la parlamentaria de AGE Consuelo Martínez, que ve “una reforma política que no tiene nada que ver con la crisis” y con la que el PP aspira a “consolidar su mayoría absoluta y favorecer el sistema bipartidista”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad