El Parlamento se une y exige suprimir las ventajas fiscales de Pemex y Alcoa

stop

POR UNANIMIDAD

Emilio Lozoya, presidente de Pemex, al lado de una imagen del Parlamento gallego

A Coruña, 13 de mayo de 2015 (00:00 CET)

Dar la vuelta como un calcetín al régimen fiscal de las grandes multinacionales que operan en España, con significativa presencia en Galicia a través de casos como Alcoa o Pemex. Ese es el objetivo de una iniciativa aprobada por unanimidad en el Parlamento, a propuesta de AGE, para que la Xunta inste al Ejecutivo central a la supresión de las entidades de tenencia de valores extranjeros, que a través de sociedades holdings domiciliadas en España permiten a grandes grupos extranjeros beneficiarse de una tributación blanda.

Buena nota tendrán que tomar multinacionales como Alcoa, con plantas en San Cibrao y A Coruña, y Pemex, accionista mayoritario de Barreras, de la iniciativa aprobada por unanimidad en la Comisión de Economía del Parlamento. También grupos financieros como Banesco, propietario de Novagalicia, ya que el holding venezolano hizo pivotar desde el 2007 todas sus operaciones internacionales a través de sociedades holding domiciliadas en Madrid. De hecho, la figura de las entidades de tenencia de valores extranjeros es un recurso habitual de muchos grupos para canalizar sus inversiones, frente a las ventajas que pueden ofrecer otros países como Holanda.

Semiparaíso fiscal

Sobre este escenario, el diputado de AGE que ha presentado la iniciativa, Xabier Ron, ha mostrado la necesidad de actuar para acabar con lo que considera una "fuga injusta, desleal e ilegal de ingresos a través de estos mecanismos de evasión y fraude fiscal que provocan un destrozo en la recaudación del impuesto de sociedades".

Sin llegar tan lejos, lo cierto es que  las bazas fiscales que ofrece España para estas holding radican en que el capital movilizado no tributa ni a la entrada ni a la salida de nuestro país. Además, los dividendos, beneficios y plusvalías que generen las sociedades extranjeras en las que participan las entidades de tenencia de valores también están exentas de tributación, lo que lleva a muchas empresas a hacer depender sus filiales internacionales desde Madrid. Tampoco existe fiscalidad para el reparto de beneficios a sus socios. Todo esto tiene como resultado, para muchos analistas, la configuración de España como un particular paraíso fiscal desde 1996, cuando se aprobó esta figura, aunque ha sido retocada a lo largo de los años.

Los negocios de Alcoa y Pemex

Los negocios de Alcoa en Hungría, Alemania, Irlanda, Italia y Portugal están controlados desde Madrid, a través de la sociedad limitada Alcoa Inversiones España. De esa holding, según sus propias cuentas, también dependen plantas y fábricas radicadas en Rusia, Marruecos, Brasil e incluso Arabia Saudí. Además, de esa holding cuelgan sus dos plantas gallegas, así como al de Avilés. El grupo con sede en Pittsburg sigue la estela de Pemex. La petrolera mexicana, propietaria del 51% de Barreras, aprovecha este tratamiento fiscal para controlar desde suelo español filiales repartidas por Holanda, Reino Unido, Irlanda, Estados Unidos e incluso México.

Las sociedades holding, según ambos grupos con presencia en Galicia, también mejoran "la estructura de financiación, optimizando los dividendos distribuidos y los préstamos entre sociedades" de un mismo grupo. Ahora, todo comienza a estar en revisión. Por lo menos, a ojos de todos los grupos parlamentarios.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad