El padre de Diana Quer cede a sus hermanos la gestión del grupo familiar

stop

Juan Carlos y Fernadando Quer, inmersos en la búsqueda de la joven desaparecida en A Pobra hace más de un mes, se apartan del día a día de las empresas en favor de sus hermanos José Luis e Isabel

Juan Carlos Quer, padre de Diana Quer | EFE

en A Coruña, 12 de octubre de 2016 (01:00 CET)

El padre de Diana Quer, Juan Carlos Quer, lleva algo más de un mes, desde que desapareció su hija Diana en la localidad coruñesa de A Pobra, apartado de sus negocios. La gestión del Grupo Inmobiliario 4 H, con actividad en los sectores de la automoción y la promoción inmobiliaria, está ahora en manos de sus hermanos José Luis e Isabel.

Fuentes próximas al empresario señalan que Juan Carlos "se puede permitir el lujo de dedicar el tiempo a lo que es prioritario en su vida: encontrar a Diana y cuidar a su hija Valeria". Además, confirman que los hermanos "siempre han trabajado muy juntos" y guardan una "muy buena relación entre ellos".

Tanto es así que uno de ellos, Fernando, también destina parte de su tiempo a acompañar en este duro periplo a Juan Carlos, apoyándole en la búsqueda de su hija.

Grupo familiar

El Grupo Inmobiliario 4 H, con sede en la localidad madrileña de Alcorcón, es fruto de la fusión de varias de las sociedades de las que formaban parte los cuatro hermanos, como son Promotora Española de Edificios Comerciales, Distribuciones de Automóviles y Servicios y Selquer Motor.

Otras de las empresas en las que compartían la propiedad –Recambios Quer, Querdiler, Qauto o Quer Motor– pasaron a manos de Ibericar, un gigante del sector de la automoción participado por el grupo portugués Salvador Caetano y la aseguradora Mapfre. La familia Quer, según fuentes conocedoras de la operación, vendió en un buen momento y, además de hacer caja, ataron un contrato de arrendamiento a varios años con el comprador por alguno de los locales de las sociedades.

Gracias a ese capital y a los rendimientos de sus posteriores inversiones inmobiliarias, sobre todo en locales comerciales y plazas de garaje, el empresario goza de un margen de maniobra suficiente para poder dedicar su tiempo a la búsqueda de la mayor de sus hijas, Diana.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad