El 'Nunca Máis' regresa después de diez años

stop

Unas 300 personas se concentraron con este lema delante del recinto donde se celebra el juicio

Uno de los manifestantes de Nunca Máis

16 de octubre de 2012 (19:08 CET)

Diez años después de la catástrofe del Prestige y coincidiendo con el inicio del macro juicio que se celebra en A Coruña, más de 300 personas se han concetrado a las puertas del recinto de Expocoruña, donde se celebra la vista, para volver a reclamar “Nunca Máis a una marea negra”, y para exigir que el proceso “no haya ninguna impunidad” exigiendo responsabilidades políticas a los gobernantes de entonces.

Durante una hora volvieron a ondear las banderas negras de 'Nunca Máis', plataforma que estuvo acompañada por responsables del BNG y de Izquierda Unida, así como los sindicatos CIG, UGT y CC OO, junto con asociaciones ecologistas como Greempeace o Adega.También volvió a ondear el estandarte de la gaviota manchada de chapapote de Burla Negra, grupo que aglutinó a varios artistas gallegos dentro del movimiento Nunca Máis.

Otra catástrofe

En el comunicado al que dieron lectura al cabo de la concentración, la plataforma reconoce que existieron "mejoras en el salvamento marítimo" y "hoy se dispone de más medios", una década después de esta catástrofe, pero advierte de que hay "dudas más que razonables acerca de hoy se pueda decir que está garantizado que no se va a producir un nuevo 'Prestige".

Entre las voces que se alzaron para advertir de la vulnerabilidad de las costas gallegas, pero también para reclamar responsabilidades políticas, se encuentra la del escritor Manuel Rivas, símbolo intelectual, también, de la multitudinaria manifestación que recorrió las calles de Compostela hace diez años bajo una intensa lluvia la cual, coincidiendo con el juicio, volvió a acompañar a los manifestantes este martes.

Banquillos vacíos

Así, en declaraciones a los medios, Rivas denunció la "corrupción en la que se amparan muchas empresas" y también ha lamentado que haya "banquillos vacíos", si bien ha celebrado que la Audiencia de A Coruña "evitó el bochorno" al imputar a un alto cargo del entonces gobierno, el director general de la Marina Mercante, José Luis López Sors.

"Pero creo que en esa imputación, y ese alto cargo, es una especie de metáfora de otras más altas responsabilidades. Esa es la sensación que tengo diez años después", manifestó el escritor y columnista coruñés, quien ha mostrado su temor de que "lo que tenía que ser un proceso ejemplar, se va a quedar en la ofuscación que no está a la altura de la reacción cívica, solidaria y ejemplar" de la ciudadanía.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad