El juez mantiene que Urdangarín se apoderó de fondos públicos

stop

CASO PALMA ARENA

El fiscal Pedro Horrach de Anticorrupción tras el registro en la sede del Instituto Nóos, en Barcelona

09 de noviembre de 2011 (10:39 CET)

El magistrado José Castro Aragón, instructor del caso Palma Arena, mantiene en varios actos que el Duque de Palma y marido de la infanta Cristina, Iñaki Urdangarín, y su socio, Diego Torres, utilizaron sociedades presuntamente con el objetivo de “apoderarse de fondos públicos” del Instituto Nóos.

El juez y la Fiscalía Anticorrupción sostienen que esta fundación, de la que fueron presidentes tanto Urdangarín como Torres, podría haber desviado dinero público y privado a través de “un entramado societario” que estaría destinado a la gestión y desarrollo de diversos proyectos deportivos, según El Periódico de Catalunya y El Mundo.

En uno de los autos se detalla que el presunto desvio de fondos podría ascender a los 2,3 millones, cantidad que en 2005 y 2006 entregó el gobierno del ex presidente balear Jaume Matas al Instituto Nóos para la organización del Illes Balears Fòrum y de dos jornadas sobre turismo y deporte en Mallorca.

La operativa consistía en fijar unos precios "desproporcionados" por los servicios que prestaba el Instituto Nóos a la Administración balear, y, tras recibir los fondos, simulaba la contratación ficticia a las empresas del entramado de tal manera que el dinero “acababa en manos de las mercantiles controladas por Diego Torres e Iñaki Urdangarín”, según señalan el juez y el Tribunal.

Una investigación que se extiende a Valencia donde el pasado lunes la policía registraba la Conselleria de Presidencia del Gobierno además de la Ciudad de las Artes y las Ciencias para recoger toda la documentación de los contratos que el ejecutivo gobernado por el PP había firmado con la fundación balear.

Sin embargo y hasta el momento, tan sólo Diego Torres está imputado en el caso. El socio de Urdangarín presentó declaración este martes ante el juez Castro con la presencia de su abogado Manuel González Peeters.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad