El juez investiga a tres altos cargos de Feria Valencia por presuntas irregularidades

stop

Un exdirectivo presenta una querella contra el presidente, el director general y el secretario general por cargar viajes y otros gastos a las cuentas de la institución

29 de septiembre de 2011 (02:34 CET)

El presidente de Feria Valencia, Alberto Catalá, su director general, Carlos Vargas, y su secretario general, Enrique Calomarde, están siendo investigados por el juzgado de instrucción 14 de Valencia tras acusarles un exdirectivo de la institución de cargar a cuenta de la feria miles de euros correspondientes a viajes familiares de Catalá, Vargas y Calomarde, así como a servicios prestados a sus empresas.

La investigación judicial abierta tras admitirse a trámite la querella presentada por José Antonio Caparrós tiene como objetivo esclarecer, entre otras cosas, si los tres dirigentes viajaron a Colombia, Chile, Brasil Uruguay y Costa Rica volando en business class, alojándose en hoteles de cinco estrellas y cargando sus dietas en la Visa Oro de la feria, como asegura el querellante --según trascendió el miércoles--, quien también advierte del pago con fondos de la institución ferial del viaje de siete familiares de Catalá a Shangai y de varios viajes de personal de su empresa, Rafael Catalá, dedicada a la industria textil.

Cruce de querellas


El montaje del stand de la empresa propiedad de Catalá en Textil-Hogar también se habría imputado a las cuentas de Feria Valencia, según la querella. Además de estos hechos, el denunciante apunta posibles irregularidades en la cesión de espacios para la celebración de la Campus Party entre 2006 y 2008 y recuerda los vínculos con la trama 'Gürtel' a través de Cristina Olmeda, jefa de marketing de la institución ferial, quien llegó a la misma por iniciativa de Vargas.

El querellante deberá prestar una fianza de 100.000 euros en los próximos días si quiere personarse como acusación particular en el caso. De lo contrario, perdería esa potestad, aunque la investigación continuaría de oficio en el juzgado de instrucción 14, con la personación del Ministerio Fiscal.

Fuentes de la feria explicaron que han actuado “contra un extrabajador por intentar chantajearlos el pasado mes de julio”. Según estas mismas fuentes, el querellante solicitó entonces medio millón de euros a cambio de no presentar la querella. La querella de Feria Valencia contra José Antonio Caparros ha sido admitida a trámite por el juzgado de instrucción número 10 de Valencia, que la ha remitido al juzgado de instrucción 14 para que la acumule a la investigación ya iniciada.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad