El islamismo se hace fuerte en Marruecos

stop

El Partido Justicia y Desarrollo (PJD) logra un tercio de los escaños en las elecciones legislativas. Su peso puede ir en aumento con el ingreso de los asientos asignados para mujeres y jóvenes

Una mujer vota en un colegio electoral de Rabat. / EFE

Barcelona, 08 de octubre de 2016 (10:24 CET)

El Partido Justicia y Desarrollo (PJD), de fuerte carácter islamista, ha logrado casi un tercio de los escaños que estaban en juego en las elecciones legislativas de Marruecos.

De los 305 escaños en disputa –a los que luego cabe sumar los 90 reservados a mujeres y jóvenes- el PJD logro 99 asientos, seguido por el liberal y laico Partido Autenticidad y Modernidad (PAM), que logró 80 diputados.

El resto de partidos consiguen cifras mucho más modestas, y para algunos partidos históricos ha sido una verdadera debacle, como los 31 escaños obtenidos por el Istiqlal (contaba con 60 en el parlamento saliente) o los 14 de la Unión Socialista (que tenía 39).

La población marroquí se mostró poco interesada en los comicios: sólo el 43% del censo electoral acudió a votar.

A lo largo del sábado se conocerá la composición final de la Cámara de Representantes al sumar los escaños de las llamadas "listas nacionales" de mujeres y jóvenes, y es previsible que el PJD aumente su ventaja hasta los 120 o 130 escaños, lo que representará un avance considerable con respecto a los 107 que tenía.

De todas maneras, al partido islamista no le alcanza para formar gobierno: necesitará tejer alianzas con una o dos agrupaciones más para sumar los casi 200 votos necesarios para tener una mayoría absoluta.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad