El inicio de campaña se salda con un detenido por la protesta del naval en Ferrol

stop

Unos 300 trabajadores de Navantia se movilizaron durante la pegada de carteles del PP

Incidentes durante la protesta del naval en la noche de pegada electoral

05 de octubre de 2012 (12:13 CET)

La campaña electoral que comenzó este viernes estará marcada por las reivindicaciones de varios colectivos. Uno de ellos será el naval de Ferrolterra, que ve amenazado sus puestos de trabajo ante la falta del demandado dique flotante --que no se contempla dentro de los presupuestos estatales-- y que desconfía de los encargos de la petrolera Pemex.

Por este motivo, un grupo de manifestantes del naval realizó una protesta la noche del jueves en Ferrol delante del Hotel Almirante, donde el PP había trasladado su pegada de carteles. Las protestas se saldaron con mucha tensión y con la detención del secretario comercal de la CIG en Ferrolterra, Xesús López Pintos, que continúa en dependencias de la Comisaría de la Policía Nacional, a la espera de prestar declaración.

El PP cambió de ubicación

Según confirmó el portavoz comarcal de la CIG Manel Grandal, Pintos todavía no ha podido reunirse con su abogado. Él fue el único detenido por los incidentes de la madrugada del viernes, en los que resultó herido leve, con una brecha en la cabeza.

En un primer momento, el PP de Ferrol había anunciado que celebraría su acto de arranque de campaña electoral en la Plaza de Amboage, pero a última hora de la tarde decidió que tendría lugar en un recinto cerrado, ante la previsión de movilizaciones.

Huevos y petardos

Desde las 23.30, unos 300 trabajadores iniciaron una protesta ante el edificio y arrojaron huevos contra los cristales y petardos, mientras coreaban cánticos en los que reclamaban la construcción del dique flotante y soluciones para el sector naval.

Al término del acto, en el que participaban el alcalde de Ferrol, José Manuel Rey Varela, y el secretario general del PP de A Coruña, Diego Calvo, los representantes políticos permanecieron durante media hora en el hotel, hasta que acudieron agentes de la Policía Nacional y de la Policía Local, que escoltaron su salida del edificio.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad