El independentismo busca un acuerdo para todas las instituciones, con Carles Puigdemont como presidente. En la imagen, en un acto reciente en Bruselas. EFE

El independentismo busca un acuerdo global para dominar las instituciones

stop

Las tres formaciones independentistas, Junts per Catalunya, ERC y la CUP, maduran la manera de investir a Carles Puigdemont

Marcos Pardeiro

El independentismo busca un acuerdo para todas las instituciones, con Carles Puigdemont como presidente. En la imagen, en un acto reciente en Bruselas. EFE

en Barcelona, 03 de enero de 2018 (05:00 CET)

Todavía no hay fumata blanca, pero las formaciones independentistas han intensificado en las últimas horas sus conversaciones en busca de un acuerdo global que permita a Junts per Catalunya, ERC y la CUP hacerse con el control de la Generalitat y de la Mesa del Parlament. Los soberanistas trabajan con la hipótesis de investir a Carles Puigdemont como president, aunque el líder independentista se resiste a confirmar oficialmente su regreso a Barcelona.

ERC, que no confía en este jueves se produzca la excarcelación de Oriol Junqueras, trató de colocar la pelota sobre el tejado de Junts per Catalunya (la candidatura impulsada por el PdeCAT) y emplazó a sus presumibles socios a aclarar “cómo se hace efectiva” la restitución de Puigdemont. Pero Junts per Catalunya no dio ninguna pista en este sentido y tan sólo confirmó que una parte de las conversaciones se centran, en efecto, en cómo reponer a Puigdemont en su cargo.

Los independentistas están afrontando una negociación en varios escenarios y a varias bandas. Existen conversaciones con los cinco ex consellers autoexiliados en Bruselas –todos ellos diputados electos–, existen contactos en Barcelona y existen diálogos cruzados entre Junts per Catalunya, ERC y la CUP.

Ciutadans da por perdidos los órganos de poder en Cataluña y sólo tomará la iniciativa si el independentismo naufraga

El bloque soberanista ha asumido la necesidad de alcanzar un acuerdo multilateral para volver a dominar las instituciones y cerrar el paso a cualquier alternativa de signo constitucionalista. De hecho, en Ciutadans tan sólo están dispuestos a tomar la iniciativa en caso de que el independentismo naufrague y, a estas alturas, dan por perdidos los principales órganos de poder en Cataluña.

La conjura del bloque soberanista es mantener la discreción en las negociaciones durante esta semana para poder afrontar en un clima de consenso la puesta en marcha del curso parlamentario. El día 17 de enero está prevista la sesión constitutiva del Parlament y, para entonces, Junts per Catalunya, ERC y la CUP deberían haber alcanzado un acuerdo que, con toda seguridad, volverá a facilitar a los republicanos la presidencia de la Cámara.

Llamadas a Rajoy a aceptar el resultado

En paralelo, los independentistas mantienen las llamadas al Gobierno de Mariano Rajoy para que “acepte el resultado electoral” y para “restituir la situación anterior a la aplicación del artículo 155”. “La reversión del 155 y el respeto al resultado debe implicar la liberación de los presos políticos y el retorno de los exiliados con seguridad y garantías para que puedan ejercer sus derechos políticos con plenitud”, subrayan desde Junts per Catalunya.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad