El incendio de O Barco está “controlado” tras calcinar alrededor de 1.500 hectáreas

stop

La Xunta ha desactivado el Nivel 1 de alerta

12 de agosto de 2012 (17:33 CET)

El incendio que comenzó el pasado viernes en el municipio ourensano de O Barco de Valdeorras está al fin controlado. Así lo comunicó el presidente de la Xunta, Núñez Feijóo, que se desplazó la mañana del domingo a la zona y que espera anunciar la extinción definitiva “en pocas horas”.

La Consellería de Medio Rural ha retirado el Nivel 1 de alerta tras comprobar que "no hay riesgo" para los núcleos de población y tras estabilizar el fuego. El balance provisional cifra en cerca de 1.500 las hectáreas afectadas por las llamas.

Las tres personas heridas, una por una torcedura de tobillo y dos por intoxicaciones leves fueron dadas de alta.

El factor viento

Los equipos de extinción mantenían “bajo control” los focos que permanecían activos el sábado, pero las rachas de viento, que superaron los 60 kilómetros por hora en la zona, provocaron el avance de las llamas hacia el municipio de Rubiá, limítrofe con O Barco de Valdeorras.

Los vecinos de las parroquias de Veiga de Cascallá y O Barrio de Cascallá tuvieron que ser evacuados este sábado, mientras que en el término municipal de O Barco, fueron desalojadas las aldeas de Raxoá y Millarouso el viernes. Todos los vecinos pudieron regresar a sus casas una vez estabilizado el fuego.

Multiplicar los medios

Ante las cambiantes rachas de viento y el avance de las llamas, la Xunta se vio obligada a aumentar los medios disponibles en los trabajos de extinción. El sábado se desplegaban en la zona dos técnicos, ocho agentes forestales, 24 brigadas, nueve motobombas, una pala, seis helicópteros, 11 aviones y efectivos de la Unidad Militar de Emergencia (UME).

A lo largo de la jornada los efectivos desplegados se multiplicaron y llegaron hasta los tres técnicos, 11 agentes forestales, 44 brigadas, 22 motobombas, seis palas, 13 helicópteros y 16 aviones. A los que hay que sumar 196 militares con 50 vehículos de la Unidad Militar de Emergencias.

Un despliegue que le valió a Núñez Feijóo para asegurar que "no hubo nunca un fuego en Galicia con tantos efectivos como éste". Respondiendo así a las críticas del PsdeG, que durante la jornada de ayer culpó a la Xunta de “poner en peligro a la ciudadanía de O Barco” con los recortes en prevención de incendios.

Pagar los gastos de extinción

Alberto Núñez Feijóo ha respondido a preguntas sobre posibles cambios punitivos para los detenidos por incendiarios y ha recordado que propuso al Ministerio de Justicia dos medidas que fueron secundadas.

Una de ellas, ha señalado, es el aumento del tiempo de prisión de cinco a seis años porque en peticiones de condena de más de cinco años se puede añadir una medida de prisión preventiva. La otra medida es la responsabilidad patrimonial del incendiario, que tendrá así que pagar los costes de la extinción del fuego que provocó y los daños ocasionados a las propiedades.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad