El gobierno valenciano cerrará 5 'embajadas' en el exterior como medida de ahorro

stop

NUEVOS PLANES

Enrique Verdeguer

21 de septiembre de 2011 (18:18 CET)

La Generalitat Valenciana cerrará 5 de sus 28 oficinas de promoción comercial en el extranjero el próximo año. Las delegaciones del Instituto Valenciano de Exportación (Ivex) de Beijing, Toronto, La Habana, Buenos Aires y Tokio dejarán de funcionar a lo largo de 2012, según ha anunciado esta mañana el conseller de Economía, Industria y Comercio, Enrique Verdeguer, durante su comparecencia en las cortes valencianas para explicar las políticas que su departamento llevará a cabo durante esta legislatura.
 
Las labores de las oficinas de Beijing y Toronto serán asumidas por las de Shangai y Guangzhou y Chicago por motivos de proximidad geográfica, mientras que la promoción de las empresas valencianas en Cuba, Argentina y Japón se llevará a cabo intensificando la colaboración con el Instituto Español de Comercio Exterior (Icex), organismo análogo al Ivex a nivel estatal, del que Verdeguer fue director general de información e inversiones hasta que el pasado mes de junio el ahora expresidente del gobierno valenciano, Francisco Camps, lo reclutó para dirigir la cartera de economía.
 
Ahorrar 400 millones

Verdeguer ha señalado que una de las prioridades durante esta legislatura, marcada por la crisis y el déficit de la Administración, va a ser "reestructurar el sector público empresarial" a través de medidas de austeridad y reducción del gasto que incluyen un ahorro de 400 millones de euros (ya anunciado por Fabra a principios de septiembre) el 3% del cual se destinará a los emprendedores, y la instauración de un código de buenas prácticas en materia de ahorro.
 
Entre las medidas previstas por el Gobierno valenciano figura también la entrada en vigor de un Decreto-ley de régimen económico financiero del sector público, que contemplará la obligación de que sus altos cargos estén sujetos al mismo régimen de incompatibilidades, declaración de bienes y rentas que los altos cargos del Consell. El objeto de esta norma, es mejorar “el control interno, el endeudamiento, el pago a los proveedores y los recursos humanos”.
 
Medidas insuficientes

Por otro lado, las empresas y fundaciones públicas se agruparán en una Corporación Pública Empresarial Valenciana –de la que quedarán excluidas Radio televisión Valenciana y la Agencia Valenciana del Turismo- que deberá estar en marcha antes de final de marzo de 2012.
 
A este respecto, los socialistas han replicado con su exigencia, ya formulada en otras ocasiones, de que se ahorren 2.000 millones (y no 400) de las cerca de 130 empresas y fundaciones públicas que operan actualmente en la Comunidad Valenciana. “Un esfuerzo por la reindustralización” y por afrontar los pagos que debe la Generalitat le ha exigido a Verdeguer el diputado Francisco Toledo, que ha juzgado las medidas insuficientes y ha advertido de que “los recortes por si solos no van a solucionar nada”.
 
Compromís también le ha replicado, por boca de Mireia Mollà, que falta concreción y que, pese a dar muestras de buena voluntad y capacidad, para lograr esos objetivos que se propone necesitará el trabajo del resto de consellerias. Finalmente le ha reprochado que diga que impondrá un calendario de pago a proveedores (que actualmente tardan más de 600 días en cobrar de la Generalitat Valenciana) pero no anuncie cuál será.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad