El Gobierno da por “bloqueada” desde el punto de vista medioambiental la línea de AVE Ourense-Vigo

stop

El secretario de Estado de Infraestructuras anuncia que “hay que hacer un nuevo proyecto”

26 de septiembre de 2013 (17:18 CET)

El secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, afirmó este jueves que la línea de AVE entre Ourense y Vigo es un proyecto “bloqueado” desde el punto de vista “medioambiental”.

Así lo indicó en la Comisión de Fomento del Senado, preguntado sobre las actuaciones para los años 2012 y 2013 en la línea ferroviaria de alta velocidad entre Ourense y Vigo (Pontevedra), con indicación de las previsiones e importes y del momento de tramitación en que se encuentra.

"Nos hemos encontrado un proyecto bloqueado desde el punto de vista medioambiental. Hay que desbloquearlo", afirmó, para después añadir que "hay que hacer nuevo proyecto, someterlo a declaración de impacto ambiental, negociar con el Ministerio de Medio Ambiente para resolver los problemas y obtener la nueva vía y poder seguir adelante" con el proyecto.

En cambio el senador Miguel Fidalgo ha opinado que con una previsión presupuestaria "de menos de 2.000 millones de euros" la obra de este proyecto ferroviario en Galicia "debería agilizarse y ponerse en marcha".

Cohesión territorial

Catalá ha afirmado que "uno de los ejes de la política ferroviaria" del Ministerio y de ADIF tiene que ver con "la cohesión y la vertebración territorial" y, por lo tanto, también hacer llegar la alta velocidad a aquellos territorios que todavía no disponen de ella.

En esta línea, ha detallado que en el año 2012, de los 1.455 millones de euros que el Ministerio de Fomento asignó a Galicia "casi 1.000 millones eran para ferrocarriles" y que de los 2.215 millones de 2013, 786 millones fueron destinados al mismo fin.

Vigo-Cerdedo

Además, ha comentado que la conexión con Vigo a través de Cerdedo "ha tenido una vida compleja desde el punto de vista de la tramitación", por lo que, a día de hoy, se está trabajando en que ese proyecto "sea susceptible de tener una vía favorable", que vaya permitiendo "trabajar en esa conexión, ciertamente 53 kilómetros de línea nueva".

No obstante, Fidalgo considera que "nuevas declaraciones de impacto ambiental, nuevas tramitaciones, nuevos días son disculpas para meter en el congelador una actuación". "Ustedes no tienen intención de acometer esta actuación", advirtió.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad