El fuego arrasa 5.700 hectáreas en cuatro días

stop

Una decena de incendios siguen activos. El Ministerio envía medios aéreos para sofocar el incendio de Arbo y otros dos en Porto do Son; las llamas están cerca de viviendas en Santiago y Crecente

La UME trabaja en la extinción del incendio de Arbo / Salvador Sas (EFE)

en A Coruña, 11 de agosto de 2016 (12:53 CET)

Desde el lunes, la ola de incendios que golpea Galicia ha arrasado 5.700 hectáreas. Los datos oficiales de primera hora de este jueves contaban 3.763 hectáreas pasto de las llamas, pero más de una decena de fuegos, que permanecen activos, han disparado la superficie quemada.

Los más preocupantes a esta hora son los que afectan a Arbo, Santiago, Porto do Son y Crecente por la proximidad a las viviendas. Para todos ellos está decretaro el nivel de alerta 2 o situación 2. En Soutomaior se desactivó la alerta al no correr ya peligro las casas del núcleo de Xunqueiriñas, aunque el fuego sigue activo. Lo mismo ha sucedido en Avión y en Cee. 

Situación 2

Arbo: 500 hectáreas quemadas

Santiago: 500 hectáreas quemadas

Porto do Son: 500 hectáreas quemadas

Avión: 400 hectáreas quemadas (se acaba de desactivar la alerta)

Soutomaior-Arcade: 180 hectáreas quemadas (se ha desactivado la alerta)

Cee: 180 hectáreas quemadas (se ha desactivado la alerta)

Crecente: 200 hectáreas quemadas


Se registraron incendios también en Arcade, Vimianzo y Cotobade. Están controlados los de Cotobade ( el que empezó el lunes y quemó 365 hectáreas), Caldas de Reis (300 hectáreas) y Mondariz (200 hectáreas).

El Ministerio de Medio Ambiente envió este jueves siete medios aéreos y una brigada de especialistas en extinción a Pontevedra, que está siendo la provincia más castigada. Actúan en Arbo y Porto do Son.

Galicia se quema y la Xunta endurece su léxico contra los incendiarios. Ángeles Vázquez calificó de "atentados" los incendios que ponen en peligro vidas y denunció que esta madrugada la actividad incendiaria "aprovechó que soplaba muchísimo" el viento.



No habla el Gobierno gallego de cómo un monte en mal estado ayuda a propagar las llamas, recordó Ana Pontón (BNG) al advertir que "los incendios se apagan en invierno".

Leiceaga ha cargado con dureza contra Feijóo. El candidato socialista ha constatado el "fracaso" de la política forestal del líder del PPdeG, quien en 2006 se presentaba "muy gráficamente" como "el que iba a acabar con los incendios".

El BNG reprochó al presidente de la Xunta haber acabado con el modelo de lucha contra incendios que había implantado el bipartito. 

La conselleira de Medio Rural explicó en Porto do Son, uno de los incendios más graves del verano, que las llamas se iniciaron en hasta cuatro focos diferentes y hubo que desalojar a 700 personas.

La presidenta de la Deputación de Pontevedra, Carmela Silva, ha emplazado a las administraciones públicas a sentarse "para plantear el problema serio" que supone el "mantenimiento de los montes y las dotaciones para el cuidado" de los mismos.



Ha insistido en la necesidad de "estar juntas para hacer frente" a esta racha de "incendios continuados" --con más de 50 focos diarios en Galicia, según ha señalado-- y ha urgido a "poner límites a esto cuando esta situación se estabilice".

[Vea el vídeo Así se provocó el incendio de Arbo]
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad