Enric Millo cuando era delegado del Gobierno en Cataluña. Ahora se ocupa de la acción exterior de la Junta de Andalucía. /EFE

El fichaje de Millo provoca un terremoto político en Andalucía

Susana Díaz advierte a Juanma Moreno de que no se le ocurra convertir el gobierno andaluz en el “patio trasero” en el que el PP recoloque a sus dirigentes“

Cuando era delegado del Gobierno de Mariano Rajoy en Cataluña, todo el mundo le llamaba Enric Millo, pero desde que el presidente Juanma Moreno le nombró hace unos días secretario general de Acción Exterior de la Junta de Andalucía, en la documentación oficial aparece como José Enrique Millo.

Su nombramiento ha provocado un terremoto en la política andaluza. La secretaria general de los socialistas, Susana Díaz, calificó su fichaje de “bochornoso”. Advirtió a Moreno de que no se le ocurra convertir Andalucía en “el patio trasero” donde el PP recoloque a sus dirigentes “caídos”.

En el mismo sentido, el portavoz adjunto del PSOE andaluz, Manuel Jiménez Barrios, comparó este viernes al gobierno de Moreno con un “cementerio de elefantes” y la diputada Ángeles Férriz, también socialista, prefirió calificarlo de “chiringuito” donde el PP envía a los “amiguetes” que se han quedado sin empleo.

En realidad, a preguntas de Economía Digital, desde el partido de Susana Díaz tan solo apuntan el nombre de dos recolocados del PP procedentes de otras comunidades: el nuevo gerente del Servicio Andaluz de Salud, Miguel Moreno Verdugo, que fue director de recursos humanos de la sanidad castellano-manchega durante el gobierno de Dolores de Cospedal; y Millo, cesado como delegado del Gobierno en Cataluña a raíz de la moción de censura contra Rajoy.

De Moreno Verdugo, indican que recortó 3.500 trabajadores sanitarios en Castilla-La Mancha (la plantilla pasó de 26.500 a 23.000 entre 2011 y 2015) y que, de haberse mantenido el gobierno de Cospedal, el tijeretazo sería mayor.

Las urnas del 1-O

La oposición andaluza teme que, a causa del descalabro electoral del PP en España, el gobierno de Moreno recoloque a dirigentes populares de otras comunidades que se han quedado sin empleo. Ponen como ejemplo a Millo. Consideran que no se merece el puesto: aunque no cuestionan sus capacidades, PSOE y Vox lo atacan por no haber impedido el referéndum independentista del 1 de octubre de 2017.

Susana Díaz insistió en que no puede representar a los andaluces quien fue el protagonista del “acontecimiento de las famosas urnas que nadie sabía donde estaban y estaban donde estaban”.

Belinda Rodríguez, de Vox, calificó de “escandaloso·” el fichaje de Millo por no impedir el referéndum. Considera que “sobra”.

En declaraciones a la emisora catalana RAC1, Millo afirmó el jueves que “Vox es un partido de extrema derecha”. A preguntas de Economía Digital, fuentes oficiales de Vox en Andalucía declinaron comentar estas declaraciones con la excusa de que se hicieron en catalán y no lo entienden.

Vox amenazó con no apoyar los presupuestos andaluces porque Pablo Casado los situó en la “extrema derecha”, pero luego han evitado echar más leña al fuego. Con Millo, prefieren hacer oídos sordos.

Sueldo de viceconsejero

Como secretario general de Acción Exterior, Millo se encargará de la promoción de la economía andaluza en el extranjero. Este cargo tiene rango de viceconsejero y una retribución de 61.825 euros anuales. Dependerá del consejero de presidencia, Elías Bendodo.

Millo siempre ha sido un “sorayista”. Apoyó a Soraya Sáenz de Santamaría para liderar el PP, pero el triunfo de Casado lo dejó descolocado. Ahora lo ha recuperado otro sorayista, el presidente andaluz Juanma Moreno.

En los últimos meses, Millo ha estado trabajando en un libro sobre el referéndum del 1-O y su visión del procés independentista. Lo editará Planeta.

Josep Maria Casas

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad