El día que el PP 'fichó' a Marta Rivera para homenajear a las mujeres

stop

Una de las grandes polémicas que rodeó a la escritora y candidata de Ciudadanos sucedió cuando fue la única escritora gallega que la Xunta de Feijóo escogió para ensalzar a Rosalía de Castro el Día de la Mujer

Marta Rivera / Javier Lizón (EFE)

en A Coruña, 10 de diciembre de 2015 (16:28 CET)

Marta Rivera de la Cruz, escritora de alcance que llegó a finalista del Premio Planeta y candidata de Ciudadanos, lleva desde la noche del miércoles siendo la maxima protagonista de Twitter. La red se ensaña contra la lucense en el hashtag #RiveraDimision por haber eliminado la cuestión del género en su propuesta politica contra la violencia machista en el debate de TVE. No es la primera vez que la también periodista está en el centro de una polémica. Su popularidad en Galicia creció por sus logros como escritora, pero también por su alineación con las tesis de Galicia Bilingue, una asociación que defiende la igualdad de derechos entre el castellano y el gallego, ya que, a juicio del colectivo, el primero sufre de discriminación en la educación y la política respecto al segundo.

Su posicionamiento le costó críticas, que alcanzaron la cúspide en 2013, cuando la Secretaría Xeral de Igualdade de la Xunta de Feijóo –organismo que tiene entre sus competencias la lucha contra la violencia de género-- seleccionó a Marta Rivera para homenajear a la mujer leyendo versos de Rosalía de Castro, figura capital en la lengua y cultura gallega, poetisa protagonista del Rexurdimento del siglo XIX tras la persecución y prohibición del gallego. Se juntó el hambre con las ganas de comer. Rivera no sólo era actora principal en los actos contra la violencia machista sino que, pese a su posición en política linguística, homenajeaba a Rosalía de Castro, la escritora que tantas veces sacó a relucir el nacionalismo gallego. Pero lo cierto es que encajaba...

La nueva imagen de Feijóo

A su llegada al Gobierno, Núñez Feijóo se cargó las medidas de protección del gallego que había implantado el bipartito de PSOE y BNG, pese al descenso de hablantes en la lengua propia. La medida contribuyó a que, por primera vez, el gallego dejase de ser lengua habitual de la mayoría de ciudadanos de Galicia, según los datos que publicó el Instituto Galego de Estadística en 2014. El presidente de la Xunta empezó a realizar discursos en los que mezclaba gallego y castellano, algo que no se recordaba en Galicia, y a presumir de un nuevo galleguismo, otro concepto que había patrimonializado la izquierda. Así que Marta Rivera encajaba con las nuevas formas del PP gallego.

El BNG montó en cólera. Llamó "ultraje" a que Rivera leyera versos de la gran poetisa gallega. Pero más allá de la lucha partidista, divesos escritores en lengua gallega y personalidades y colectivos vinculados al mundo de la cultura criticaron la selección de la Xunta. La candidata de Ciudadanos encajó en redes sociales un aluvión de críticas como el que vive en estos días, aunque a escala gallega.

Azote nacionalista

Rivera culpó de todo al BNG. En un artículo en El Progreso acusó al partido nacionalista de "totalitarimso", criticó a la diputada Ana Pontón por "no haber hecho otra cosa en la vida que ocupar cargos públicos", acusó a todos los que la criticaban de ignorar la obra de la autora de Cantares Gallegos y llamó cobarde al presidente de la Fundación Rosalía de Castro.

"Si el nacionalismo tuviese en Galicia la base social que tiene en Cataluña, la gente como yo sería obligada a andar por la calle con el brazalete amarillo", escribía la autora.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad