El desahucio de una octogenaria en A Coruña se aplaza por segunda vez en un día

stop

Varios concejales se manifestaron en contra y se tuvieron que cortar calles ante la presión vecinal

Aurelia Rey habla con los periodistas

18 de febrero de 2013 (17:16 CET)

La comisión judicial que tenía orden de desahucio de una octogenaria en A Coruña, Aurelia Rey, por impago de un mes de alquiler, ha desistido por segunda vez en su intento por desalojar este lunes a la anciana de su vivienda.

Ahora el Servicio Común de Notificaciones y Embargos deberá fijar una nueva fecha para el desalojo de la vivienda, según han indicado fuentes judiciales.

Concejales de A Coruña

Durante los dos intentos de desahucio se han vivido momentos de tensión entre las personas concentradas delante del inmueble donde reside la mujer, en el número 9 de la calle Padre Feijóo, así como entre los agentes de la Policía Local y Nacional desplegados en la zona.

En la movilización para frenar el desalojo ha habido empujones, agarrones, así como varias personas inmovilizadas y tiradas en el suelo, entre ellos el portavoz municipal del BNG en e ayuntamiento de A Coruña, Xosé Manuel Carril, y el portavoz de la formación frentista en el Parlamento gallego, Francisco Jorquera.

Calles cortadas

A las diez de la mañana, el juzgado decidió la primera suspensión temporal del desahucio al no poder garantizar la seguridad de los funcionarios de justicia que se habían desplazado hasta la vivienda de la anciana. Tras la euforia que la decisión generó entre los partidarios de la anciana, pasadas las horas la policía escoltó a la comisión encargada de ejecutar el desahucio.

La presión fue tal que varias calles del entorno de la plaza de Lugo permanecieron cortadas. En el segundo intento por ejecutar la orden de desahucio, los bomberos de A Coruña se negaron a cortar la cadena de la puerta.

Retraso en un mes

Aurelia lleva ya varias semanas en contacto con la plataforma Stop Desahucios, que ha intentado por todos los medios paralizar el desalojo. Aseguran que la anciana se retrasó en el pago de una mensualidad de la vivienda, pero que ya ha ingresado el dinero correspondiente.

Este sábado, unas 300 personas ya se movilizaron para pedir que se paralizase la orden de desahucio y se le permitiese a la mujer continuar viviendo en ese inmueble “por humanidad”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad