El Dépor cierra la grada de los Blues "de forma simbólica" y el Calderón expulsa al Frente Atlético

stop

La clausura de la grada de maratón inferior tiene carácter "provisional" y sólo durará dos partidos

Tino Fernández, presidente de Altia

A Coruña, 02 de diciembre de 2014 (20:25 CET)

Aunque la batalla campal entre ultras del Atlético de Madrid y del Deportivo de La Coruña sucedió el pasado domingo de mañana, y a pesar de la muerte de un hincha, el coruñés Francisco Javier Romero, por una brutal paliza, los clubes no han reaccionado hasta este martes. Tino Fernández, presidente del equipo gallego, ha informado que se procederá al cierre de forma "provisional" y "simbólica" de la grada de maratón inferior en los dos próximos partidos que se disputarán en Riazor. Será este miércoles y el sábado, ambos encuentros contra el Málaga, uno de la Copa del Rey y otro de Liga. Es la zona del estadio donde se sitúan los Riazor Blues.

Por su parte, el Atlético de Madrid ha decidido poner fin a cualquier tipo de vinculación entre el club y el Frente Atlético, ultras del club de ideología fascista. Romero Taboada murió a manos de varios de sus miembros, que todavía son buscados por la Policía, ya que se cree que no se encuentran entre los 21 detenidos iniciales por los incidentes.

Decisión tras dos muertes

Entre los miembros de Frente Atlético identificados en la pelea se encuentran siete abonados del club rojiblanco, que ya ha procedido a expulsarlos de manera inmediata sin posibilidad de darse de alta de nuevo en el futuro.

La decisión del Atlético de Madrid se produce después de la celebración de una comisión específica en la que se analizó la tragedia del pasado domingo. No era la primera vez que se vinculaba a los ultras del Atlético con un asesinato. Ya ocurrió hace 16 años, con el asesinato del aficionado de la Real Sociedad, Aitor Zabaleta.

Hacía tan sólo dos días que el consejero delegado del club, Miguel Ángel Gil Marín desataba una gran polémica, al asegurar que "no era quien" para disolver el Frente Atlético.

Manifestación en A Coruña

El consejo de administración del Deportivo también se reunía este miércoles para tomar la determinación de cerrar la grada de los Riazor Blues, aunque sólo de forma "provisional y simbólica" durante dos partidos.

Tino Fernández se ha encargado de leer un comunicado en el que ha apelado a "la prudencia que requiere el momento", aunque avanzó, que una vez analizada la información disponible de la investigación abierta se adoptarán nuevas medidas para dejar claro el posicionamiento frontal del club contra la violencia en el fútbol.

"Somos conscientes de que esta medida afecta a gran número de seguidores que no tienen que ver en absoluto con esta lacra del fútbol", dijo Fernández, en referencia al cierre de maratón durante dos partidos. El próximo sábado, además, está prevista una multitudinaria manifestación en contra de la violencia en el deporte.

Alerta a la Policía

Fernández ha vuelto a insistir en que el Deportivo comunicó a la Policía el desplazamiento de Riazor Blues a Madrid, algo que en un principio se negó, ya que la delegada del Gobierno en la capital española, Cristina Cifuentes, llegó a deslizar que no se había dado una correcta comunicación por parte de los actores implicados en la comunidad gallega: el club coruñés y los cuerpos de seguridad.

"En cuanto detectamos movimientos sobre la presencia de Riazor Blues en Madrid nos pusimos en contacto con el coordinador de seguridad de la Policía en A Coruña, a mediados de la semana pasada", dijo Fernández, quien matizó que, ni siquiera era obligación del club ya que las entradas a las que tuvieron acceso los ultras coruñeses "no fueron despachadas en la Oficina de Atención al Socio y Accionista, sino que fueron gestionadas directamente por la Federación de Peñas".

Federación de Peñas

A falta, por el momento, de esclarecerse la incógnita más importante, quiénes fueron los asesinos de Francisco Javier Romero, todavía quedan otros interrogantes en el aire. Uno de ellos es, precisamente, que la Federación de Peñas explique por qué vendieron un centenar de entradas a los Riazor Blues. Este martes, el Deportivo todavía no había logrado localizar a los responsables de la asociación. "Llevan días sin dar señales de vida, no sabemos nada de ellos", aseguran fuentes del club.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad