fotonoticia 20200907142733 1920

El Covid-19 y los líos del Sergas ‘quemaron’ a Vázquez Almuíña

Feijóo desvela que el ex conselleiro de Sanidade pidió su relevo, alaba su gestión y evita cuestionar la de Carmen Pomar en Educación

El sorprendente cese del conselleiro de Sanidade en plena pandemia tiene como origen la propia petición de Jesús Vázquez Almuíña de dejar el cargo. Así lo desveló Alberto Núñez Feijóo, quien explicó que después de las elecciones le trasladó su deseo de no seguir al frente de Sanidade.

El presidente de la Xunta elogió la “magnífica” labor del exconselleiro en una toma de posesión blanca, sin que nadie, ni la cesada Carmen Pomar, levantara la voz para enturbiar la imagen de unidad del Ejecutivo.

Almuíña llegó a la cartera de Sanidade en sustitución de Rocío Mosquera, también destituida por Feijóo ante la gran contestación social por la puesta en marcha del nuevo hospital de Vigo y la sobrecarga asistencial de los profesionales en la Atención Primaria.

Con esos problemas tuvo que lidiar el exconselleiro, que activó una reforma de la Atención Primaria en plena revuelta de los sanitarios –con más de 20 dimisiones de jefes de centros de salud en Vigo--, encajó manifestaciones multitudinarias por el cierre del paritorio de Verín, gestionó importantes desavenencias internas en el propio Sergas y, finalmente, se enfrentó a la pandemia por coronavirus.

Según las fuentes consultadas, también motivos familiares pesaron en la petición de Vázquez Almuíña.

Feijóo justifica el cese de Pomar para no ampliar consellerías

El acto también fue reparador para Carmen Pomar. Feijóo, quien le comunicó tiempo atrás que no estaba contento su gestión, vinculó su salida a la necesidad de crear un departamento de Emprego e Igualdade sin aumentar el número de departamentos autonómicos. “Seguiremos trabajando juntos”, dijo el líder del PP gallego a los cesados, que se despidieron con buenas palabras del gabinete del presidente.

El coronavirus hizo que el acto se celebrase en la entrada principal de la Xunta para ganar espacio respecto al salón que se utiliza habitualmente y, según Feijóo, también la pandemia ha marcado sus decisiones a la hora de remodelar el Ejecutivo. "Esta no es una toma de posesión al uso porque este Gobierno no tiene 100 días. Los problemas están encima de la mesa y ahora nos convocamos a tener la primera reunión del Gobierno. Todos tenemos tareas pendientes", zanjó.

Un artículo de R. Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad