El Constitucional anula la declaración independentista de Mas y la CUP

El Tribunal Constitucional permite el pleno secesionista.

en Barcelona, 02 de diciembre de 2015 (13:32 CET)

El pleno del Tribunal Constitucional (TC) ha anulado la resolución independentista del Parlament de Cataluña tras aceptar la impugnación que el Gobierno presentó contra esta propuesta que debía poner inicio a un proceso separatista.

Los magistrados ya han votado la anulación de esta iniciativa, si bien aún no han firmado la resolución, dado que ultiman los últimos flecos, han informado a Efe fuentes del tribunal.

Sin embargo, la decisión se ha tomado por unanimidad, en uno de los fallos más rápidos de su historia. El Constitucional deja sin efecto una resolución que apostaba por romper con las instituciones españolas, asegurando, además, que especialmente no obedecería las sentencias del alto tribunal, al considerarlo ilegítimo desde la sentencia del Estatut de 2010.

La hoja de ruta "no varía"

El bloque independentista ha reaccionado con rápidez, y, según Francesc Homs, el cabeza de lista de Democràcia i Llibertat, la formación que sustituye a Convergència, en las elecciones generales, ha asegurado que el fallo no variará "la hoja de ruta del soberanismo". Pero supone un toque de atención, principalmente porque se ha tomado por unanimidad, y cierra la posibilidad de interpretaciones.

El texto considera que tanto la resolución soberanista como el anexo vulnera hasta cinco preceptos de la Constitución. En una sentencia de 33 páginas, los magistrados han decidido no apercibir, sin embargo, a ninguno de los altos cargos del gobierno catalán, o de las instituciones, como la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, a pesar del que el Gobierno lo había solicitado.

Una sentencia antes del inicio de la campaña electoral

La decisión llega justo antes del inicio de la campaña electoral. El Constitucional se había conjurado para tener, en esa fecha, la sentencia. Ahora puede suponer un acicate para los independentistas, de cara a las elecciones, pero también fija las reglas del juego. 

Una resolución que algunos dirigentes de Junts pel Sí consideran ahora que se debía haber producido, porque ha despertado a algunos sectores moderados de Junts pel Sí, y, además, tampoco ha servido para que la CUP accediera a votar a favor de la investidura de Artur Mas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad