El Consello de Contas reclama a la Xunta más recursos para combatir la corrupción

stop

El máximo responsable del organismo fiscalizador detecta errores en los "controles internos" del Gobierno gallego y exige más transparencia en la financiación de los partidos

Xesús Palmou

A Coruña, 09 de diciembre de 2014 (00:57 CET)

Cada nuevo barómetro del CIS muestra una preocupación creciente por la corrupción, que ya se acerca al mal endémico del paro entre los quebraderos de cabeza de los ciudadanos. Sucede algo similar en la Galicia golpeada por el estallido de la operación Zeta y el largo discurrir de la Pokemon. Hasta tal punto que el máximo responsable del Consello de Contas, Xesús Palmou, salió al escenario para reclamar más medidas y recursos para combatir a los corruptos.

En una postura similar a la que había manifestado el fiscal superior de Galicia, Carlos Varela, ante el Parlamento gallego en 2013, el conselleiro maior, histórico dirigente del Partido Popular en la Xunta de Fraga, apostó por crear una sección específica en el Consello de Contas contra la corrupción. Su función consistiría en una "evaluación continua" de la gestión de fondos públicos en las administraciones en la que se ponga "de manifiesto" aquellas cuestiones en las que "puede haber un mayor riesgo" y "haciendo propuestas para eliminar ese riesgo".

Carlos Varela, que hace menos de un mes lamentó los "escasos recursos disponibles" en el sistema judicial para afrontar estos casos, sugirió al Gobierno gallego la creación de un órgano "específico" para prevenir la corrupción, siguiendo el modelo del Conselho de Prevenção da Corrupção de Portugal.

La opaca financiación de los partidos

Palmou concretó todavía más. Advirtió que, "si las recomendaciones y el análisis del Consello de Contas se tienen en cuenta", podrán evitarse los desvíos de dinero público. El conselleiro maior reflexionó así sobre la Operación Zeta, una supuesta trama de fraude en subvenciones públicas para cursos de formación, durante una entrevista en la Cadena Ser en la que puso en tela de juicio los controles internos de la Xunta. "Yo considero que lo que falla es el propio sistema, y lógicamente los controles internos son los que han fallado", apuntó.

Frente a este escenario, Contas propone una fiscalización exhaustiva en la gestión del dinero público de manera que se contribuya "a una mayor transparencia". Palmou recordó que países con leyes de transparencia desde hace años como los nórdicos, Nueva Zelanda, Australia o Chile padecen menos la lacra de la corrupción.

Pero la transparencia también debe exigirse a los partidos. En este aspecto, el conselleiro maior fue rotundo: "Hay una necesidad imperiosa de introducir más transparencia en la financiación de los partidos".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad