El comité federal del PSOE convoca primarias y congreso sin cerrar ninguna de sus heridas

stop

La relación PSC - PSOE sin resolver y clave en la elección de la nueva dirección socialista. Patxi López podría formar un frente de las federaciones de Cataluña y el País Vasco contra las de Andalucía y Extremadura

Patxi López a su llegada al comité federal del PSOE. / EFE

14 de enero de 2017 (21:22 CET)

El de Javier Fernández ha sido un discurso de treinta y dos minutos, sin ningún papel en el atril, hilvanando con lenguaje pedagógico la actual situación del PSOE, la política parlamentaria, la necesidad de hacer una reflexión profunda para entroncar la agenda del partido con las necesidades de los ciudadanos, y construir una alternativa para satisfacer la vocación de partido de gobierno del PSOE.

La señal de televisión del PSOE ha permitido seguir en video el discurso de Javier Fernández. Y también algunas reacciones de los asistentes al Comité Federal. Susana Díaz asentía muchos momentos de la intervención. Aplausos generalizados sin aspavientos. Distancia ostensible de la secretaria general del PSE, Idoia Mendía, que durante toda la primera parte chateaba con el móvil sin esconder su indiferencia a lo que decía el presidente de la gestora socialista.

Tres mensajes claros de Javier Fernández

El presidente de la gestora envió tres mensajes: lealtad al proyecto socialista, a las decisiones de los órganos de dirección del partido, a los intereses generales de España, por encima de los personales y de partido. Respeto durante la celebración de las primarias.

Segundo, la oposición no es un lugar para quedarse sino para construir alternativas, lograr influir en la política del Gobierno mediante pactos y confrontación para recuperar la confianza de los ciudadanos y volver al gobierno.

Javier Fernández, desde su definición de hombre moderado, propone utilizar la centralidad para elaborar un proyecto socialdemócrata y claramente contrapuesto al conservadurismo del gobierno, a los nacionalismos y al populismo.

En tercer lugar, un debate interno, con contraste de ideas desde la lealtad, pero huyendo de la endogamia, del egocentrismo y de los intereses personales.

Un discurso propio de un líder sin ambiciones personales, con autoridad moral, con densidad intelectual, pero sin situarse por encima de nadie ni pretender ejercer una superioridad moral.

Patxi López se lanza a la secretaría general

El debate que siguió a esta intervención llena de contenido devolvió a la realidad a lo que todavía es hoy el PSOE. Inmediatamente se recuperó un tono doméstico, carente de ideas y centrado en aspectos técnicos de fechas con reproches continuos a la gestora.

Pocas horas después de terminado el Comité Federal que fijó las fechas de las primarias en el mes de mayo, sin precisar más, y el congreso los días 17 y 18 de junio, Patxi López adelantó que hoy domingo hará oficial la candidatura a las primarias del partido.

El anunció del dirigente vasco hace previsible, aunque no está todo escrito, la renuncia de Pedro Sánchez a presentar su alternativa.

La interpretación que hacen algunos de los asistentes al cónclave socialista es el intento de Patxi López de formar un frente común del PSE con el PSC, aunque éste haya prometido neutralidad en el proceso de primarias, presentando la España moderna del norte en contraste con el socialismo del sur.

Dónde encaja el PSC en las alianzas del partido

Es el leit motiv de la campaña desatada contra Susana Díaz desde hace tiempo, a la que presentan incapaz de desarrollar políticas que no sean solo aplicables en Andalucía o Extremadura. Y fundamentalmente, de no entender el derecho a la diferencia que pretenden los socialistas vascos y sobre todo los catalanes.

Todavía en fase de negociación la relación entre el PSC y el PSOE, la tesis de que no deben participar en los órganos de gobierno quienes no aceptan la disciplina de estos –como se demostró con la actitud en bloque del PSC frente a la resolución de abstención en la investidura de Rajoy- se responde desde el PSC acusando a quienes defienden esa tesis de querer favorecer las aspiraciones de Susana Díaz.

Aunque todavía no ha dado un paso al frente la presidenta de la Junta de Andalucía y del socialismo andaluz, nadie duda entre los consultados que anunciará su candidatura a las primarias, en los próximos días o después de la gira que ha anunciado para realizar debates en distintas federaciones del partido.

Se adivinan grietas en el frente vasco

La bipolaridad de una campaña interna entre Patxi López y Susana Díaz pondrá en evidencia las distintas sensibilidades que existen en el PSOE actual sobre la configuración de España y sobre las propuestas que pueden llegar a formularse para una reforma federal de la Constitución.

En el lado de Patxi López hay algunas grietas. El socialista vasco fue presidente de Euskadi con los votos del PP y, sin embargo, ha sido uno de los firmes defensores del "no es no" frente a la investidura de Mariano Rajoy, lo cual interpretan sus adversarios como una contradicción. Lo que le valió a él no admite ni en dosis mínimas en la política parlamentaria del PSOE actual.

Dos modelos que chocarán

En otro orden de cosas, la reclamación conjunta de socialistas vascos y catalanes sobre su derecho a la diferencia, tendrá que tener en cuenta la posición de López sobre el sistema de financiación vasco, al que una disposición adicional de la Constitución concedió una situación de privilegio que le permite la recaudación de los impuestos y la negociación de un cupo para contribuir a los gastos generales del Estado.

En las próximas semanas, la contraposición entre la utilización de una oposición constructiva en el Congreso como vía para llegar al gobierno, sintetizada por Susana Díaz, y él "no es no" que representará Patxi López, vendrá acompañada por un debate que promete ser esclarecedor sobre el modelo territorial, el federalismo asimétrico, las políticas autonómicas y las relaciones con los nacionalismos.

En la consideración general de los asistentes al comité federal, hoy comienza una nueva etapa en el partido que debe concluir con la elección de un secretario general y la celebración del congreso que ponga final a la interinidad en la que se encuentra el partido.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad