El BNG ve "una cortina de humo" en el frente contra el PP que propone En Marea

stop

Pontón recuerda a Podemos que el Bloque siempre facilitó gobiernos alternativos a los populares, mientras que Pablo Iglesias antepueso "sus intereses partidistas"

Ana Pontón, portavoz nacional del BNG

en A Coruña, 16 de mayo de 2016 (13:53 CET)

Escepticismo y reproches. Así acoge el BNG la propuesta de En Marea de constituir la bautizada por Carolina Bescansa como "mesa por el cambio político" que integraría a la izquierda gallega bajo el compromiso de desalojar al PP de las instituciones. Ana Pontón, portavoz nacional del Bloque, dijo estar dispuesta al diálogo y a estudiar la iniciativa, si bien no comparte ni las formas ni la manera de actuar de la coalición.

A su juicio, la propuesta es una magnífica "cortina de humo" para tapar la "grave crisis" interna que atraviesan los socios de En Marea. Del mismo modo, ve precipitado valorar un planteamiento que conoció "por los medios", según dijo, y, aunque no ha descartado el diálogo, puesto que está en el "ADN" del Bloque, ha rechazado "convertirse ni en una sucursal de Podemos ni en el escenario preelectoral de la campaña de la señora Bescansa".


El BNG sí facilita gobiernos alternativos

El BNG, ha expuesto, "si algo ha demostrado a lo largo de su existencia es que siempre propició gobiernos alternativos al PP". Pero, según ha advertido, "lamentablemente, durante estos seis meses, se pudo ver como Podemos no tenía esa misma prioridad y perdieron cinco meses para demostrar con hechos que su prioridad era desalojar a Rajoy de Moncloa".

Por este motivo, ha reprochado al partido que dirige Pablo Iglesias que "sus intereses partidistas estuviesen por encima de esa consigna que ahora se agita".

La campaña de Bescansa

Pontón ha subrayado que "el BNG tiene un programa que va mucho más allá de la propuesta de que hay que desalojar al PP", y ha defendido su "programa alternativo con propuestas propias para dar una solución a la situación de emergencia nacional que hoy viven los gallegos".

De esta manera, pese a tener "en su ADN el diálogo" y "hablar con todo el mundo", Ana Pontón ha asegurado que "en todo caso el diálogo no significará" para el Bloque "nunca" convertirse "ni en una sucursal de Podemos ni en el escenario preelectoral de la campaña de la señora Bescansa", a la que reprochan sus formas: "No queremos que la política se haga a través de ruedas de prensa ni del titular del día; hay mucho más que hablar, que decir y las formas también son importantes en política".

El problema es Podemos

La incomodidad del BNG con respecto a Podemos es evidente, después del fracaso en las negociaciones para intentar armar una confluencia. A Anova le sucede lo mismo. Solo Esquerda Unida parece cómoda en la alianza con el partido de Iglesias.

Pontón evidenció una vez más este punto, al señalar que Podemos tiene una estrategia de carácter estatal, y que en la coalición de En Marea "Galicia está desaparecida y sin voz". Por ello, ha proclamado que "el reto" de los gallegos que aspiran a que Galicia sea "no solo reconocida como pueblo" sino como un territorio que tiene "alternativa real", es "apostar por fuerzas políticas propias que no sean sucursalistas a las estrategias de las direcciones de sus partidos en Madrid".

A renglón seguido, ha reconocido que "está claro que Ada Colau tiene un peso específico en Cataluña", pero ha destacado que "en todo caso la cuestión de fondo", para Galicia, "es que lo importante es que exista un nacionalismo real, actuante y que defienda al país".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad