El BNG lleva al Congreso una rebaja del 32% en los peajes de la AP-9

stop

El grupo nacionalista eleva la presión sobre Fomento y Audasa después de que el presidente de la Xunta solicitase el traspaso de competencias de la vía

Tramo de la autopista AP-9 | EFE

05 de abril de 2014 (22:08 CET)

El BNG ha trasladado al Congreso de los Diputados su petición de que se rebajen los peajes de la AP-9 un 32%, un porcentaje que coincide con el incremento de las tarifas de la vía que vertebra Galicia de norte a sur en el último lustro. El aumento continuado de los precios ha provocado un enorme revuelo en la política gallega. De hecho, la Xunta ha solicitado formalmente el traspaso de competencias de la vía, de titularidad estatal, al Gobierno gallego para intentar corregir a tendencia.

El BNG se ha sumado a las críticas para, ahora, pasar a la acción. La diputada nacionalista Rosana Pérez ha registrado una iniciativa en la que demanda a Fomento que pida a Itínere la aplicación de un programa de descuentos por el uso frecuente de la autopista, y que exija a la empresa concesionaria que "repercuta los millonarios beneficios en la mejora de la autopista" que presenta "deficiencias en muchos de sus tramos y en la mejora de la calidad del servicio".

Autopista pública

Asimismo, insta al Gobierno a rematar con la explotación privada de la AP-9 y convertirla en una autopista pública gratuita que cumpla con su función de red de comunicación que vertebra todo el territorio gallego de norte a sur. En un último punto, demanda el traspaso a la Xunta de la gestión de esta importante infraestructura viaria.

La diputada del BNG reprocha a la ministra de Fomento, Ana Pastor, que haga "oídos sordos a la solicitud social" y de "formaciones como el BNG", de reducir los "elevados precios de las peajes".

“Una vía muerta”


También critica que el Gobierno de Aznar ampliase la concesión a Audasa para explotar la AP-9 hasta el año 2048 y critica que, a pesar de estos beneficios, la empresa "ni siquiera los repercute en la mejora vial".

"En aras a una justicia redistributiva, deberían reducirse a peajes en el mismo porcentaje en que se incrementaron en estos últimos años", ha señalado Rosana Pérez, quien ha tildado de "abuso" que los gallegos "no tengan otra opción que ir por una vetusta N-550, duplicando los tiempos de viaje y con riesgo para su seguridad".

Además, advierte de que la AP-9 "va camino de convertirse en una vía muerta debido a que muchos usuarios no pueden hacer frente a los costes tan altos".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad