El BNG da por roto el Gobierno de la Deputación de Lugo

stop

Acusa al PSdeG de incumplir el acuerdo del bipartito al pactar con el PP los presupuestos provinciales

El socialista Darío Campos, presidente de la Diputación de Lugo

en A Coruña, 27 de junio de 2016 (19:54 CET)

La Executiva Nacional del BNG ha dado por "roto" el gobierno bipartito en la Diputación de Lugo, encabezado por el socialista Darío Campos, que no sale de un lío para meterse en otro.

En rueda de prensa, Goretti Sanmartín ha recordado que nacionalistas y socialistas tenían un acuerdo marco con el PSOE para gobernar los entes provinciales, pero han considerado que el pacto de presupuestos entre socialistas y populares han dejado "fuera" al BNG del gobierno provincial.

Ensayo de la gran coalición

Sanmartín ha calificado de "anómalo" el acuerdo cuando hay un pacto de gobierno entre otros dos partidos, por lo que ha vinculado la actitud socialista con "un ensayo de la gran coalición". "Concluimos que el PSOE y que Darío Campos rompió el gobierno, de espaldas a su socio de cuando pacta con el PP unos presupuestos", concluyó.

A preguntas de los medios, Goretti Sanmartín ha pedido que los socialistas "muevan ficha". Así, analizó que los "hechos cronológicos cantan", después de que en la Diputación de Lugo se hubiesen sucedido contactos entre el PSOE con el PP y su portavoz, Elena Candia, y con el diputado díscolo y regidor de Becerreá, Manuel Martínez, después de lo cual el BNG "se entera" de los acuerdos alcanzados.

Para el BNG, esto significa también un reparto de los presupuestos que no cumplen los objetivos marcados en el acuerdo con los socialistas, como así "lo transmitieron" al PSOE. "Esto nos sitúa absolutamente fuera, porque el PSOE es quien rompe. Le emplazamos a que cambien", ha dicho.

Lío tras lío

El BNG votó en contra de los presupuestos provinciales, que salieron adelante con los diez apoyos del PSOE, 12 del PP y el diputado no adscrito, Manuel Martínez.

En la institución provincial, en menos de un año, ya ha habido dos presidentes: la popular Elena Candia y el socialista Darío Campos.

Entre uno y otro medió la actuación de Manuel Martínez, el socialista díscolo que fue vetado para la presidencia por el BNG al estar imputado en el momento de la investidura.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad