El BNG amenaza con romper los pactos en las diputaciones de A Coruña y Pontevedra

stop

Bieito Lobeira asegura que revisarán todas las alianzas con el PSdeG tras la ruptura del bipartito en la Deputación de Lugo

Bieito Lobeira

en A Coruña, 28 de junio de 2016 (14:28 CET)

El responsable de organización del BNG, Bieito Lobeira, ha afirmado que revisarán y harán un seguimiento estricto de los pactos que mantiene su partido con el PSdeG tras la ruptura del bipartito en la Deputación de Lugo. Esta directriz afectará por tanto a los pactos de gobierno en las diputaciones de A Coruña y Pontevedra, encabezadas por los socialistas Valentín González Formoso y Carmela Silva.

Lobeira se ha desplazado este martes a Lugo, después de la reunión de la Executiva Nacional del BNG por el pacto entre PSdeG y PP para los presupuestos."Hay una gran coalición nauseabunda, conformada por una banda caciquil en el Partido Popular, sumada por un tránsfuga obsesivamente ególatra con el concurso del Partido Socialista. Ésta es la gran coalición nauseabunda que, a partir de ahora, va a llevar los destinos de la Diputación Provincial de Lugo. Nosotros no nacimos para caciquear", aseveró el dirigente nacionalista.

También peligran los ayuntamientos

Lobeira ha puesto el acento en que esto obliga a los nacionalistas "a revisar la política de pactos con el PSOE", porque, ha advertido, el BNG se considera "una fuerza política seria" que, cuando llega a un acuerdo político, "es para hacerle seguimiento y efectivizarlo". "En el resto de las instituciones, en las diputaciones de A Coruña y de Pontevedra, y otros ayuntamientos, lo que queremos es que esos acuerdos se cumplan", ha advertido.

En este sentido, dejó claro que esos pactos se estudiarán con "lupa", porque "establecen una serie de compromisos en cuanto a la funcionalidad de estas instituciones, de vaciado progresivo de transferencias a la Xunta de Galicia, de democratización, de participación, de impedir el uso fraudulento de fondos de las diputaciones".

"Lo que vamos a hacer es realizar un seguimiento estricto, a punto de cumplirse un año de nuestra presencia en esas instituciones para comprobar el nivel de cumplimiento, porque esto (por Lugo) es un precedente muy difícil", ha manifestado.

Lobeira ha censurado que el PSOE "no desautorizó" esta actuación a nivel gallego, por lo que, ha agregado, que no saben si "pretenden ensayar con este acuerdo otro tipo de dinámicas políticas en otras instituciones, incluso a nivel de gobierno del Estado".

Renuncias en Lugo

Por su parte, los diputados del BNG en la Diputación de Lugo, Antonio Veiga, como vicepresidente provincial, y Xosé Ferreiro, encargado del área de Cultura y Deportes y portavoz, han presentado su renuncia a seguir formando parte del gobierno bipartito en el pleno ordinario que se ha celebrado este martes, seis meses después de que suscribieran una moción de censura contra la popular Elena Candia.

Darío Campos, presidente de la Deputación de Lugo, dijo desconocer la ruptura y que aún "no" tenía pensado como afrontar la reestructuración del gobierno. Fuentes de su entorno han apuntado que a lo largo de la semana se conocerán esos cambios, de un gobierno que se queda con diez diputados (PSOE), frente a los 12 del PP, dos del BNG, más un diputado no adscrito.

El regreso del díscolo

La quiebra del gobierno bipartito podría abrir las puertas a Martínez para que regrese al grupo provincial socialista del que fue expulsado por aprobar iniciativas auspiciadas por los populares y así lo reconocía antes del pleno.

"Manuel Martínez siempre estuvo abierto a retomar su posición en el grupo socialista", dijo, antes de avanzar que a lo largo de la semana dará a conocer un "nuevo recurso", en el que vuelve a reivindicar que "no hay motivo ninguno para que Manuel Martínez esté fuera del grupo provincial, ni del Partido Socialista".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad