El alcalde de Ourense pide a la desesperada que cese el bloqueo político

stop

Jesús Vázquez, incapaz de acordar presupuestos, critica en un artículo en 'La Región' el "ego desmedido e insano" de la oposición

Jesús Vázquez, alcalde de Ourense

en Ourense, 08 de febrero de 2017 (06:00 CET)

Xulio Ferreiro recurrió a una moción de confianza. El alcalde de Ourense prefirió escribir un artículo en el diario La Región para cargar contra el bloqueo político que le ha impedido llevar adelante casi cualquier medida de gobierno significativa en el ecuador de su mandato, incluida la aprobación de presupuestos, pues en la ciudad se siguen prorrogando los de 2015.

Jesús Vázquez, candidato que llevó Feijóo a Ourense generando más división que consenso en el partido, critica "los intereses personales y partidistas" que pesan más que "los intereses generales de la ciudad", en clara alusión a las fuerzas de la oposición en el Concello. "Algo fracasa estrepitosamente cuando la única motivación es el ego desemedido e insano", reprocha.



Titulada Carta abierta a los ciudadanos de Ourense, la misiva reconoce que el diálogo, que según el alcalde ha ofrecido el Partido Popular desde el primer momento, "no funciona si la otra parte no quiere escuchar". "Por el bien de Ourense, creo que han sido suficientes 20 meses para agotar un espectáculo vacío y sin sentido", zanja Vázquez, que pide a la oposición dejar atrás "las estridencias y salidas de tono, los espectáculos burdos y absurdos".

La primera fuerza de la oposición es Democracia Ourensana, que en varias ocasiones ha intentado ejecutar una moción de censura, aunque no ha contado con el apoyo de PSOE y Ourense en Común, que conforman el resto de fuerzas del pleno.

Jesús Vázquez les tiende la mano para buscar acuerdos. "Estoy a favor de que los grupos políticos hablemos, nos reunamos y busquemos puntos de encuentro. Pero señores, tengamos claro que la alcaldía no es una cuestión de siglas", dice en el artículo.

Ourense sufre un bloqueo mayor incluso que en otras ciudades donde el PP se promociona desde la oposición como fuerza de estabilidad, como A Coruña o Santiago. No sólo por la falta de presupuestos, sino también por la herencia de un caos urbanístico que Jesús Vázquez no ha sido capaz de solventar. El plan de ordenación urbana en vigor data de 1.986. Ese problema está muy lejos de solventarse, pues el alcalde tiene dificultades incluso para desarrollar ordenanzas fiscales.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad