El alcalde de Becerreá recurre su expulsión del PSOE

stop

Manuel Martínez alega errores de tipo administrativo porque "tenían mucha prisa" en echarle

Manuel Martínez

en A Coruña, 07 de diciembre de 2015 (13:42 CET)

El alcalde de Becerreá (Lugo), Manuel Martínez, continúa la batalla con el PSOE. Ha presentado un recurso contra el expediente de expulsión del Grupo Provincial Socialista, exigiendo que se subsanen errores de tipo administrativo. El regidor ha roto en diversas ocasiones la disciplina de voto, lo que provocó que el Partido Popular se alzase en un primer momento con el Gobierno de la Deputación. Tras la moción de censura, Martínez ha vuelto a votar con los populares para frenar las propuestas del BNG, socio de Gobierno de los socialistas.

En el escrito, Martínez esgrime que "se mezclan churras con merinas, donde meten la expulsión del grupo, la expulsión del partido y la comisión antitransfuguismo". "Creo que cada proceso debería de ir por una vía distinta", ha subrayado. Además, Martínez apela a que se cometen "errores, en cuanto a las notificaciones de los puntos" que él "votó o no". "Para mí no tienen importancia, que indican que fue hecho en caliente y que tenían mucha prisa por echar del grupo provincial a Manolo Martínez", ha asegurado.

Una expulsión anticonstitucional

En el recurso alega también "que se incumple el artículo 23 de la Constitución Española, sobre derecho y deberes de los grupos políticos". Añade que la actuación que le imputan "de desleal no es tal". "En todo caso en uno de los puntos yo voto en conciencia, por ejemplo las touradas, donde Martínez repite el voto de la pasada legislatura", ha destacado.

En ese pleno, el voto del alcalde de Becerreá junto con los del PP contra esa iniciativa del BNG para dejar a la provincia de Lugo libre de touradas, tumbó esa moción. El enfado con los nacionalistas deriva de que lo vetaron para la Deputación al estar imputado.

Prisa por echarlo

"El propio plazo que se ponen ellos, donde ellos dice que tengo un plazo de diez días desde que recoja la documentación y tenía 30 días para recogerla y aún me falta por recoger presuntamente la expulsión del partido y el pacto antitransfuguismo de lo que no llegó nada, me notifican que tengo esos diez días cuando recoja la documentación, lo que no es verdad porque me expulsan de facto del grupo provincial en el último pleno sin esperar a que yo presente alegaciones", ha lamentado.

"También hablan de unanimidad (para expulsarlo del grupo) y yo el día que se reunieron era miembro del Grupo Provincial Socialista, con lo cual no tuve ocasión de defenderme", ha sostenido. "Por lo que esos errores o esas pequeñas deficiencias de tipo administrativo es lo que tienen que subsanar, volverme a comunicar la expulsión del grupo e incluso dejar sin efecto la que se tomó en la Diputación", ha concluido.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad