Zona afectada por el parque eólico / Salvemos Cabana

Acusan a la Xunta de "cinismo" en sus políticas sobre el paisaje

stop

Varios colectivos critican el doble rasero de la Xunta, que lucha contra el feísmo al tiempo que permite grandes infraestructuras eólicas en entornos sensibles

A Coruña, 24 de febrero de 2018 (13:23 CET)

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, participó este jueves en la entrega de los galardones 'Galicia Parabens', un acto en el que afirmó que "la protección y el embellecimiento de Galicia es una tarea colectiva, que trasciende a una u otra administración y que convoca a todos los representantes públicos y a todos los ciudadanos", garantizando el compromiso de la Xunta para acompañarlos en ese camino.

Sin embargo, para colectivos como Salvemos Cabana, Petón do Lobo, Cova Crea y Ouriol do Anllóns, las declaraciones del líder del Ejecutivo gallego son totalmente incongruentes con las acciones que está autorizando su Gobierno, no sólo en la Comarca de Bergantiños, sino también en las zonas paisajísticamente más sensibles y de mayor valor ambiental de muchos otros puntos de la comunidad.

El interés empresarial por delante

En opinión de estas entidades, supone un acto de cinismo hablar de que "Galicia está decidida a cuidar el paisaje y proteger su patrimonio" y de planes "que permitan un desarrollo sostenible y racional encaminado a preservar la riqueza natural y paisajística", mientras su ejecutivo sigue bloqueando la activación de las Directrices da Paisaxe (paralizadas desde diciembre de 2016), lo que puede propiciar que los parques eólicos puedan esquivar los criterios de protección que este documento impondrá a las empresas promotoras.

Desde esa perspectiva, imaginar que el impacto de aerogeneradores de que superan los 150 metros de altura en zonas de extraordinario valor natural como Laxe y Cabana puede ser "adaptado" con medidas correctoras y compensatorias de "integración" paisajística es desconocer la realidad y supone que el idilio "vendido" públicamente por Feijóo y su ejecutivo no lo es tanto con el paisaje gallego y sus habitantes, sino con los intereses empresariales de las grandes eléctricas, afirman desde estos colectivos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad