Dimite Adrián Varela, el concejal de Santiago que provocó la imputación de otros siete

stop

Asume el “coste político” por la decisión de pedir que se costease su defensa tras ser señalado en la 'Operación Pokemon'

Redacción

Los concejales de Santiago Amelia González, Juan de la Fuente María Castelao, María Pardo, Cecilia Sierra, Francisco Noya, y Luis García Bello, al comienzo del juicio por prevaricación | EFE
Los concejales de Santiago Amelia González, Juan de la Fuente María Castelao, María Pardo, Cecilia Sierra, Francisco Noya, y Luis García Bello, al comienzo del juicio por prevaricación | EFE

26 de mayo de 2014 (22:47 CET)

El edil de Deportes de Santiago, Adrián Varela, ha renunciado este lunes a su acta en el ayuntamiento compostelano y asume "el coste político" por la decisión de pedir que se costease su defensa para hacer frente a su imputación en la Operación Pokémon.

La decisión pública se ha hecho pública a través de un comunicado, en el que motiva su decisión por "solidaridad" con los siete compañeros del gobierno local que se sentaron en el banquillo por autorizar el pago. La decisión ha sido adoptada justo una semana después de que tuviese lugar la vista oral en los juzgados de Santiago.

“Solidaridad” con sus compañeros

Según explica en la nota enviada a los medios, Varela ha transmitido su "decisión personal" al alcalde esta tarde en base a dos motivos que expone en ella, aludiendo a la "solidaridad" con los otros siete ediles procesados, "expuestos a una situación judicial muy difícil" la semana pasada.

Con todo, mantiene "la legalidad" de la decisión adoptada por el gobierno local, el 30 de mayo de 2013, a petición suya, y ha reiterado que ésta mantuvo "el aval" de los técnicos "competentes". No obstante, asume "en primera persona el coste político de la misma".

Motivos familiares

En segundo término, Varela también ha mencionado a la "presión" a la que estuvo sometida "su familia" en los últimos meses, al respecto de lo que ha señalado que ni siquiera su "férrea vocación de servicio público" puede "más que la tranquilidad" de sus seres queridos.

Asimismo, ha afirmado que no quiere "dañar la imagen" de la capital gallega, a la que --asegura-- sirvió "con toda su lealtad y esfuerzo" durante este tiempo.

Al tiempo, ha agradecido a sus vecinos que depositaran en él "el honor" de representarlos en los últimos tres años, en los que --defiende-- "no atendió a otros intereses" que a los de los compostelanos.

Imputado en la 'Pokémon'


Adrián Varela es uno de los concejales imputados en la Operación Pokémon, al igual que el alcalde, Ángel Currás. En el sumario de esta operación en la que se investiga una supuesta trama de pago de sobornos a políticos a cambios de concesiones, Adrián Varela aparece en diversas conversaciones con otros de los principales implicados en Santiago, Ángel Currás, el que fue asesor de Gerardo Conde Roa.

En su declaración el 13 de junio ante la jueza que instruye la causa, Pilar de Lara, Adrián Varela reconoció que "Antonio Ramos", al que identifica como "constructor", puso "dinero" para la campaña del PP, aunque matiza que él en ningún momento ha visto recibir cantidades y que él no era el tesorero del partido.

En una conversación intervenida a este concejal y a Ángel Espadas --que era el jefe de gabinete de Gerardo Conde Roa--, Adrián Varela le comenta que, en el caso de que el actual regidor, Ángel Currás, tuviese intención de "prescindir" de él (por Espadas), le iba a "recordar, decir que va a haber gente que le va a ir a pedir 40.000 o 45.000 euros... gente que puso dinero en la campaña electoral y que quieren que tú (a Espadas) sigas ahí, para empezar...".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad