Detectados niveles de radón en dos facultades de A Coruña que superan en 14 veces el límite máximo

stop

Un informe del Laboratorio de Radioactividade Ambiental de la propia universidad urge tomar medidas por la elevada concentración del gas, segunda causa de cáncer de pulmón, en los centros de Socioloxía y Ciencias da Comunicación

Julio Abalde, rector de la Universidade da Coruña, y la Facultade de Socioloxía

en A Coruña, 02 de marzo de 2016 (01:39 CET)

La inquietud generada en dos facultades del Campus de Elviña, de la Universidade da Coruña, no parece estar injustificada. Al menos, si se tienen en cuenta los informes elaborados por el Laboratorio de Radioactividade Ambiental, perteneciente a la propia universidad. Del último análisis realizado por técnicos de dicho departamento se desprende que en el edificio que alberga las facultades de Socioloxía y Ciencias da Comunicación se han detectado niveles de gas radón que superan hasta en catorce veces el límite máximo recomendado por el Consejo de Seguridad Nuclear. 

El análisis del mencionado laboratorio, remitido al Servicio de Prevención de Riscos Laborais de la universidad coruñesa el martes de la semana pasada, señala que "se ha encontrado una concentración de radón muy elevada" en al menos cuatro áreas del edificio que alberga a ambas facultades. Todas las instalaciones, excepto en la conserjería, donde también es alta la concentración, corresponden con los sótanos, donde están ubicadas aulas técnicas de la Facultade de Ciencias da Comunicación. 

Niveles de concentración

En concreto, el análisis al que ha tenido acceso Economía Digital señala que en el área de postproducción, en el sótano de dicho edificio, el nivel de radón alcanza los 4.133 becquerel por metro cúbico, cuando el límite máximo recomendado por el Consejo de Seguridad Nuclear está en 300 Bq por metro cúbico. Por tanto, en ese área, la concentración supera en unas catorce veces el límite máximo aconsejable. El becquerel (Bq) mide la actividad radioactiva y equivale a una desintegración nuclear por segundo.

En el caso del plató de TV y la sala de sonido del edificio, el nivel detectado en el análisis es de 2.980 bc por metro cúbico, casi diez veces superior a los parámetros recomendados por el CSN. Y en el estudio de radio alcanza los 2.832 bc por metro cúbico, unas 9,4 veces superior. 

Medias "a la mayor rapidez"

"En estas dependencias", abunda el informe del Laboratorio de Racioactividade Ambiental, "se obtuvieron concentraciones de radón muy elevadas, del orden de los 3.000-4.000 bc por metro cúbico, por lo que es necesario llevar a cabo una serie de medidas con la mayor rapidez posible", enfatiza. El informe explica que, entre las medidas a tomar, se hace necesario "obtener información de las personas que ocupan esas dependencias (trabajadores alumnos, profesores...) y el tiempo que pasan en ellas". En este sentido, añade que "con esa información se valorará trasladar a la gente o no, en función de la dosis recibida". 

"Todas esas salas carecen de ventanas y de ventilación de cualquier tipo, por lo que no se puede aplicar el protocolo de ventilación natural", explican los técnicos. El informe fue registrado en el Servicio de Prevención de Riscos Laborais el pasado martes. Dos días después, el jueves, el nuevo rector de la Universidade da Coruña, Julio Abalde, explicaba en público que los estudios realizados por la institución académica respecto a la salubridad de la facultad de Socioloxía concluyen que no hay "ningún indicio de una situación anómala" en el edificio. "No hay ningún problema", añadía. 

El rector y la OMS

Abalde respondía así en la rueda de prensa posterior a la celebración del Consello de Goberno, tras ser preguntado por el resultado de los estudios en relación a la posible vinculación de los casos de cáncer entre profesores de la Facultad de Socioloxía y Ciencias da Comunicación con las condiciones de salubridad del edificio. En Socioloxía, de un cuadro medio que no llega a la treintena de profesores se han detectado ya ocho casos de cáncer, entre ellos también de pulmón.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el radón es un gas radiactivo de origen natural, que tiende a concentrarse en interiores, como en viviendas y lugares de trabajo. El radón es la segunda causa más importante de cáncer de pulmón después del tabaco, según la OMS, que estima que la proporción de los casos de cáncer de pulmón atribuibles al citado gas con respecto al total varía entre un 3% y un 14%, en función de la concentración media de radón. 

La guía de seguridad del CSN recomienda un nivel de referencia nacional de 300 bq por metro cúbico de concentración media anual de radón, y un nivel objetivo de diseño para edificios de nueva planta o para viviendas en las que vayan a acometerse acciones de mitigación de 100 bq. A los edificios de uso público de larga estancia (como hospitales, residencias) les aplica el mismo nivel de referencia que a las viviendas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad