Desastre ambiental en el río Colorado

stop

MEDIO AMBIENTE

Río Ánimas, afluente del Colorado

10 de agosto de 2015 (16:53 CET)

El pasado miércoles, un equipo federal de limpieza de minas de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) vertió por accidente más de cuatro millones de litros de aguas contaminadas con metales pesados y otros tóxicos en la mina de Gold King, en el estado de Nuevo México.

Los miembros de la EPA estaban asegurando el antiguo yacimiento cuando se produjo el accidente. El agua contaminada fue a parar a los arrollos Cemento Creek y Ánimas, desde donde inició un recorrido de más de 160 kilómetros hasta el río Colorado, tiñendo los cauces de color amarillo a su paso.

Riesgos

Las autoridades han prohibido la práctica de actividades en la zona, pero aseguran que el abastecimiento de agua potable no corre peligro. No obstante, la presencia de metales como selenio o mercurio han provocado un considerable aumento de la acidez de las aguas que supone una amenaza para la supervivencia de la flora y fauna de este espacio protegido.


Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad