Vicente Rallo, expresidente de la CIAF /E.P.
stop

El expresidente de la CIAF, Vicente Rallo, niega ahora haber afirmado que Ana Pastor le diera instrucciones para no reabrir la investigación

en A Coruña, 03 de octubre de 2018 (19:19 CET)

El expresidente de CIAF, el organismo que investigó el accidente de Angrois, niega haber dicho lo que dijo. Vicente Rallo compareció por la mañana en la comisión de investigación abierta en el Congreso y dijo que, una vez que la Agencia Ferroviaria Europea cuestionó la independencia de la CIAF, le trasladó a la entonces ministra de Fomento, Ana Pastor, que estaban dispuestos a hacer una nueva investigación.

"Ya se lo dije a la ministra cuando la Unión Europea, la ERA, nos mandó este documento: si hay que hacer una investigación, se hace tabla rasa e iniciamos de nuevo la investigación. Me dijo: No, esto está ya acabado, presentado y liquidado. Pero a nosotros no nos habría parecido ninguna barbaridad", declaró tras una pregunta de la diputada de En Marea, Alexandra Fernández.

 

 

Rectificación inmediata: no hubo interferencias políticas

Unas horas después, cuando tanto las víctimas del accidente como las formaciones políticas estaban pidiendo explicaciones a la actual presidenta del Congreso por esta injerencia, Rallo emitió un comunicado negando lo que había dicho.

No es una rectificación. Simplemente, el expresidente de la CIAF “niega categóricamente que en su comparecencia en el Congreso de Diputados, ante la Comisión creada sobre el accidente ferroviario de Santiago de Compostela, haya manifestado que la entonces ministra Ana Pastor le diera instrucciones sobre no continuar la investigación".

En la nota recuerda que "en al menos tres ocasiones" de su comparecencia, "ha manifestado con rotundidad que jamás recibió ningún tipo de recomendación, sugerencia o cualquier otro tipo de instrucción sobre el curso de esta investigación, ni de ninguna otra".

El cabreo de Ana Pastor

Entre la comparecencia de Rallo y el posterior comunicado medió el cabreo de Ana Pastor, que a través de personas de su confianza trasladó un mensaje de lo más agresivo con el expresidente de la CIAF. En concreto, lo acusó de “mentir”, aseguró que no habló con Rallo desde 2014, desde que se emitió el informe en el que se culpaba al maquinista del siniestro, y exigió una rectificación, recordando que mentir al Congreso es una conducta tipificada como delito.

Rallo regresa a la comisión para desdecirse: fue un "lapsus"

Por la tarde, Rallo regresó al Congreso minutos antes de las 19 horas y rectificó sus palabras ante los diputados. Según explicó, después de 98 minutos de comparecencia tuvo un "lapsus" que le llevó a decir que le había planteado la reapertura de la investigación a la exministra y no al pleno de la propia CIAF que, según aclaró, es a quien trasladó esta postura.

La portavoz de En Marea en la comisión, Alexandra Fernández, calificó de "escándalo" el procedimiento por el que Rallo volvió a cambiar sus palabras a la Cámara Baja en tan solo ocho horas y aseveró que el cambio de postura de debe a "presiones" como las que, según ella, provocan a los comparecientes de la comisión no responder con claridad a las preguntas que se les formula.

"Estoy jubilado y a mí políticamente nadie me afecta", replicó Rallo, y pidió a Fernández que no "tergiverse" sus palabras al decir que él solicitó reabrir la investigación porque solo lo planteó.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad