El chaleco reflectante es una de las principales medidas de seguridad vial

Decálogo de la seguridad viaria en la desescalada

Recuperar la normalidad no implica desatender las normas básicas de la circulación por carretera para conductores, peatones o ciclistas

La nueva normalidad para la seguridad viaria en Galicia no es otra que la de siempre. Tras el confinamiento, toca recuperar hábitos propios de la vida de los gallegos. Y la carretera no debe ser una excepción. Ahora que se empiezan a reactivar los desplazamientos y los movimientos toca también máxima responsabilidad por parte de los usuarios de las carreteras, para reducir el riesgo de accidentes. La mayoría pueden evitarse. La vueltas a las calles implica adoptar medidas de prevención frente al coronavirus, pero no hay que olvidar la importancia de las normas de seguridad viaria.

Galicia parte con ventaja en esta solo aparente nueva normalidad en las carreteras gallegas. Los datos son elocuentes, por fríos que puedan resultar a simple vista. En cinco de los últimos nueve años el número de fallecidos en accidentes de tráfico en Galicia se mantuvo por debajo de las 100 víctimas, lo que indica una tendencia positiva en los índices de siniestralidad. Con todo, no debemos bajar la guardia, debemos estar atentos a la carretera y respetar, en todo momento, las normas de circulación. Porque evitar accidentes está en la mano de todos.

Los principios básicos más que nunca

Esta evolución representa un acicate que se debe mantener más que nunca ahora, cuando comienza la época estival en plena desescalada. Tres son los principios sagrados si se sale en coche: deben respetarse los límites de velocidad, llevar puesto el cinturón de seguridad y cumplir las normas de circulación. Además, es necesario desactivar los elementos de distracción que puedan desviar la atención al volante. Los informes anuales de siniestralidad indican que un elevado porcentaje de los accidentes se producen a causa de descuidos relacionados con el uso del teléfono móvil o de la radio.

En las carreteras no solo están presentes los vehículos y los conductores, también los ciclistas y los peatones. Para lograr una convivencia harmónica entre todos los usuarios de la carretera es necesario que todos cumplamos las normas de circulación y seamos responsables manteniendo, por ejemplo, la separación de metro y medio requerida al adelantar a un ciclista.

Son reglas básicas que todos los conductores conocen y deben acatar cada vez que circulan por las vías para contribuir a la reducción del riesgo de siniestros. Porque no son suficientes los esfuerzos económicos y técnicos de las Administraciones públicas para construir infraestructuras viarias seguras y mantenerlas en idóneas condiciones, sino que se requiere del esfuerzo y la responsabilidad de todos.

Pautas para ciclistas o peatones

Atodos estos preceptos deben sumarse pautas de seguridad viaria, que normalmente son pequeñas acciones que no suponen mucho esfuerzo y, sin embargo, pueden ayudar a salvar vidas. Si se sale a caminar, correr o andar en bicicleta, se debe hacerlo en un marco de seguridad, desplazándose por el espacio habilitado para estas prácticas.

Muchas carreteras autonómicas disponen de sendas peatonales y ciclistas que ejecutó la Xunta con el objetivo de facilitar la movilidad de los ciudadanos en condiciones más cómodas y seguras. También es fundamental el "hacerse ver", tanto si se va caminando como en bicicleta, especialmente en las horas del día que cuentan con menos luz. Si un peatón o ciclista aumenta su visibilidad ante los coches, está minimizando la posibilidad de un siniestro y protegiéndose como usuarios vulnerables de las vías que son.

Las federaciones de ciclistas han recomendado de forma reiterada la utilización de ropa reflectante como una medida útil a la hora de garantizar la seguridad de aquellos que practican estas actividades. En este sentido, la Xunta ha venido distribuyendo en los últimos años chalecos y cortavientos reflectantes entre las asociaciones vecinales o los clubes ciclistas con el objetivo de concienciar sobre la necesidad de que utilizar este tipo de prendas para hacerse más visibles en la carretera.

El papel de la educación

Caminar por el margen izquierdo, emplear itinerarios diseñados para tal fin o cruzar con cautela en los pasos de peatones son hábitos que los niños aprenden en las aulas y después le recuerdan frecuentemente a sus mayores en las casas.

Son gestos mínimos que si se incorporan al día a día de los gallegos multiplicarán la protección y seguridaden lasvías. Cuando se haga uso de las carreteras, ya sea como conductores, peatones o ciclistas, cada uno debe asumir la parte de responsabilidad que le corresponde. Porque si cuidamos de uno mismo, también estaremos cuidando a los demás.

Un artículo de Economía Digital para la Axencia Galega de Infraestruturas

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad