Debate del estado de la autonomía: reformas fiscales, ofertas de pacto y enfrentamientos

stop

Feijóo anuncia una rebaja en el tramo autonómico del IPRF tras conocerse la subida del impuesto de hidrocarburos

Imagen del hemiciclo durante el debate del estado de la autonomía | E.P.

16 de octubre de 2013 (00:59 CET)

Anuncios de reformas fiscales, manos tendidas a pactos y enfrentamientos enquistados. Es el resumen de la primera jornada del debate sobre el estado de la autonomía celebrado en el Parlamento gallego. De mañana, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, inició fuerte su comparecencia ante la Cámara. Anunció que en los presupuestos gallegos para 2014 se aprobará una rebaja de medio punto (del 12 al 11,5%) en el tramo autonómico del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) para todos los que tengan una base liquidable de hasta 17.700 euros.

Fue una de las promesas electorales que hizo allá por 2009, la primera vez que concurrió a las elecciones autonómicas y que, hasta ahora, no había podido materializar. El anuncio se produce días después de que la consellería de Facenda informase de que las cuentas del próximo año incluirán también una subida del impuesto sobre hidrocarburos, el llamado céntimo sanitario.

"Moderado optimismo"

El de Feijóo fue un discurso de “moderado optimismo”. Una y otra vez defendió las medidas del Gobierno gallego para contener “la presión fiscal” que se desató en otras partes de Estado. El anuncio de la rebaja del IRPF lo acompañó con otras medidas como la rebaja en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales para todos los proyectos de energías renovables, o la duplicación de la bonificación fiscal existente en el canon eólico a aquellos promotores que apuesten por innovar y reducir el impacto ambiental.

También anunció, sabedor del conflicto que le generó la polémica mina de Corcoesto, que el Ejecutivo gallego tumbaba definitivamente el proyecto al no contar con garantías financieras y técnicas suficientes.

“Galicia saldrá de la crisis”, dijo en varias ocasiones, manifestando que esta debe ser “sinónimo de cambio”. Sin embargo, y a pesar de los anuncios iniciales, el debate parlamentario distó mucho de ser tranquilo.

La réplica de la oposición


Ya de tarde le tocó el turno a los portavoces de la oposición. Por el BNG, Francisco Jorquera arrancó su intervención con unos versos de Rosalía, con los que quiso establecer un paralelismo con la emigración actual de jóvenes. Más de 60.000 en los últimos cuatro años según sus palabras. El Bloque pidió a Feijóo una autonomía fiscal plena para Galicia, además de convertir a NCG en una banca pública gallega.

Por su parte, Xosé Manuel Beiras, portavoz de Alternativa Galega de Esquerdas (AGE) acusó a la Xunta de “no percibir el drama de las casas”. El socialista José Luis Méndez Romeu acusó al presidente de “generar expectativas infundadas”, y se refirió en concreto a los contratos de Pemex con el naval gallego.

Ofertas de diálogo

Pero el cierre del debate también estuvo marcado por las ofertas de diálogo."Más allá de la retórica, todos tenemos que elegir. Yo elijo seguir el comportamiento mayoritario de los gallegos; ustedes tienen que elegir si discuten permanentemente o contribuyen a algo", dijo Feijóo, quien enumeró como asuntos para alcanzar acuerdos la sanidad pública, la presión fiscal y el futuro de la CRTVG.

"Mantenemos posiciones cordiales, pero cordialmente confrontadas", dijo Méndez Romeu quien ofreció a los populares dos propuestas concretas: un plan de empleo para 30.000 personas y el mantenimiento de Novagalicia Banco como una entidad gallega, algo Feijóo se comprometió a estudiar.

Por su parte, el portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera, también planteó la posibilidad de "dialogar" y, tras citar varias de sus propuestas como una "quita a las hipotecas", advirtió de que para hablar también es preciso "escuchar a los ciudadanos" de la calle.

Los desencuentros con Beiras


Pero, como también era de esperar, no faltó el duelo dialéctico entre Beiras y Feijóo, que se ha reproducido jornada tras jornada parlamentaria a lo largo de esta legislatura.

Feijóo apeló a sus orígenes humildes para defender su gestión y diferenciarse de lo que ocurría "casas con grandes patrimonios", en alusión a Beiras. Este respondió: "Usted tiene más veneno que un ofidio. Es la segunda vez que agrede a mi intimidad y no habrá una tercera".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad