Críticos del PSdeG encomiendan la paz del partido a Caballero y González Formoso

stop

Exigen la dimisión de Pilar Cancela como peaje por la alianza con Pedro Sánchez y el batacazo electoral para luego acercar posturas de cara al congreso; la posición del alcalde de Vigo y la mediación del presidente de la Deputación de A Coruña será clave para pacificar el partido

Abel Caballero y Valentín González Formoso / E.P.

en A Coruña, 04 de octubre de 2016 (06:13 CET)

La guerra interna del PSOE, que se evidenció como nunca en la batalla del comité federal de Ferraz, tiene una evidente correa de transmisión hacia Galicia, donde los críticos del PSdeG vuelven a pedir con fuerza la dimisión de Pilar Cancela, la persona encargada de dirigir la gestora del partido en perfecta sintonía con el equipo de Pedro Sánchez.

Es una consigna clara entre los críticos. Abel Caballero, alcalde de Vigo, insistió este lunes en que la gestora "no está legitimada" para seguir gobernando en Galicia, pues fue elegida por una ejecutiva dimitida, y pidió que "asuma responsabilidades". Mar Barcón, secretaria xeral de la agrupación socialista de A Coruña, consideró que los integrantes de la gestora deberían poner sus cargos a disposición del partido. María Quintas, secretaria del partido en Ourense, pidió a la nueva gestora de Ferraz que tome cartas en el asunto y resuelva la situación de interinidad que se vive en Galicia.

Los llamamientos se repetirán, pues casi nadie de los que se posicionaron contra Sánchez o se enfrentaron a los posicionamientos del dimitido Gómez Besteiro está dispuesto a guardar las armas sin cobrar el peaje primero.

Deshacer la gestora como peaje

¿Por qué? No es una guerra de poder, pues a nadie le interesa especialmente entrar a formar parte de una dirección provisional hasta el próximo congreso, que debería celebrarse después del estatal, que Abel Caballero fechó en la primavera de 2017.

Los dirigentes próximos a la gestora consideran las declaraciones contra Cancela un ajuste de cuentas, mientras que los críticos entienden que la gestora carece de representatividad y que la salida de sus integrantes permitiría pasar la página de Gómez Besteiro y abrir una nueva etapa. Y en la nueva singladura se podría llegar a pacificar el PSdeG con un acercamiento entre los poderes territoriales.

Un mediador en A Coruña

Cargos del Partido Socialista situados entre los críticos con la gestora explicaban a este medio que las figuras clave para lograr un acercamiento que permita llegar en paz al congreso serán Abel Caballero y Valentín González Formoso.

El presidente de la Deputación de A Coruña, próximo a Cancela y a Besteiro, goza de buena imagen en el partido. En las últimas elecciones generales, compartió mitin en As Pontes con Abel Caballero, al que González Formoso calificó como "alcalde de alcaldes", en alusión a su cargo como presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

Este respeto mútuo podría facilitar un entendimiento entre los distintos núcleos de poder que conforman el PSdeG, con González Formoso, figura emergente dentro del partido, como correa de transmisión entre Caballero en Vigo, Pachi Vázquez en Ourense y los afines a Besteiro en Lugo. "Eso sería lo deseable", apuntan cargos próximos al alcalde de la ciudad olívica.

Cancela quiere llevar al partido hasta el congreso

La peor situación en el hundimiento del PSdeG la ocupa Pilar Cancela, que este lunes reiteró que no piensa dimitir, mientras exigió para la gestora el mismo "respeto" y la misma "lealtad" que para el recién constituido a nivel federal, pues tiene la misma "legitimidad" que el liderado por el asturiano Javier Fernández.

Cancela recordó que, tras la dimisión de Gómez Besteiro, "se llamó a participar a absolutamente todo el mundo", pero algunos optaron por no sumarse, en alusión al PSOE vigués, agrupación mayoritaria en Galicia. Desde entonces, dijo Cancela, "se cuestionó y se debilitó a la gestora".

Pero la intención del órgano provisional es cumplir el objetivo por el que fue constituido, llevar al partido hasta el congreso. Hasta entonces, Cancela pide la "lealtad" y "unidad", que no ha existido hasta ahora.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad