Críticos del BNG piden una gestora para pilotar la refundación

stop

También proponen abrir el proceso a los no afiliados y dejar de lado el frentismo

Alba Nogueira, y las diputadas Carme Adán y Tereixa Paz en presencia de Carlos Aymerich

en A Coruña, 28 de febrero de 2016 (12:17 CET)

La corriente alternativa a la línea oficial que marcan los textos que se debaten en la XV Asamblea Nacional del BNG ha logrado definir un único texto con el que pretenden cambiar el transcurso del plenario que se celebra este domingo en A Coruña, avivando el debate y buscando la sorpresa.

El documento, suscrito por los impulsores de los diferentes votos particulares que han llegado al plenario (las diputadas Carme Adán y Tereixa Paz, la profesora Alba Nogueira y que también apoya Carlos Aymerich (Abrente), entre otros), se ha fraguado en los últimos días y se ha dado a conocer tras el discurso de apertura del portavoz nacional saliente, Xavier Vence, también discrepante con la línea oficial.

Comisión para la refundación

El documento busca cambiar el transcurso de la asamblea con la designación o elección de una "comisión para la refundación y la confluencia, como órgano de dirección durante este proceso, abierta y plural, con la participación de personas representativas de todas las sensibilidades" y a las que se les encomiende llevar a la práctica las decisiones de la XV Asamblea en los ámbitos organizativo y electoral.

Precisamente, el calado de la refundación a la que se someterá el BNG y la política de alianzas para las elecciones autonómicas de este año 2016 son dos de las cuestiones clave que se deciden este domingo. De esta manera, en el ámbito político-organizativo, estas voces determinan que la asamblea "marca el punto de inicio de un proceso de refundación plena del nacionalismo, en un diálogo que vaya más allá del propio BNG".

Eliminar el carácter frentista

Este proceso pretende abrirse a no afiliados del BNG y culminar en una nueva asamblea nacional que legitime los pasos y acuerdos alcanzados. Además, la "reflexión y renovación" tendrá como "guías únicas reformular una organización nacionalista de adscripción individual entre iguales", lo que supone la eliminación de los partidos como la UPG y, en definitiva, el carácter frentista.

El acuerdo implica "abrirse a la base social simpatizante" y "explorar el establecimiento de lazos" con el objetivo de "consolidar la unificación con otras fuerzas que operan en el mismo espacio político". En este sentido, apunta que la comisión para la refundación y confluencia deberá "iniciar de inmediato contactos con todas las organizaciones (políticas, sociales, sindicales) y personas individuales que se reclamen nacionalistas con vistas a construir una nueva organización política unitaria y democrática para el nacionalismo".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad