Un hombre camina, con mascarilla, por el Paseo Marítimo de A Coruña. EFE (Cabalar)

Covid-19 en A Coruña: sin confinamiento, pero con más restricciones

La Xunta decide esta jornada, en función de la evolución del virus, si adopta mayores restricciones en el área coruñesa, si bien se descartan medidas duras

La población de A Coruña y su área metropolitana, casi 400.000 personas, saldrán este miércoles de dudas. Está previsto que esta jornada, el Sergas despeje la incógnita de si aumentará o no las restricciones a causa del avance del Covid-19 en la zona. Tanto desde el ayuntamiento herculino como desde los concellos limítrofes guardan silencio. La última palabra la tiene la Consellería de Sanidade. Si bien en las últimas jornadas, las alarmas se han disparado entre la población debido a distintos bulos que han circulado por redes sociales, fuentes consultadas por este medio descartan que se vayan a aplicar "medidas especialmente duras". "Todo depende de la cifra de evolución de los contagios de este miércoles, sin embargo, los últimos datos, los de este martes, son mucho más contenidos. Los casos activos crecen, pero a un ritmo menor, por lo que creemos que habrá restricciones, pero no excesivamente duras para la población", indican voces conocedoras de las reuniones entre los regidores metropolitanos y el conselleiro de Sanidade. La principal incógnita radica en si, finalmente, el Sergas optará por aplicar algún tipo de restricción a la movilidad, similar a la que se llevó a cabo en A Mariña lucense justo antes de las elecciones autonómicas del 12 de julio. "En las reuniones que se han sucedido desde el lunes ha quedado claro que esa sería la última opción, nadie parece muy por la labor", indican, a la vez que especifican que los mayores brotes están en A Coruña y Arteixo, mientras que bajan en los municipios limítrofes.

En todo caso, lo que está claro es que esta jornada está prevista una reunión telemática a las 13.00 horas entre el conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña, y los alcaldes de la comarca coruñesa en la que estos serán informados de las medidas a implantar. Unas medidas que, posteriormente, serán publicadas, como ocurrió el pasado viernes, en el Diario Oficial de Galicia (DOG). Las fuentes consultadas coinciden en que, en cualquier caso, "todo parece indicar que las actuales restricciones sí se mantendrán en los próximos días". "El operativo será continuista, o por lo menos esa es la impresión extraída tras las reuniones", convienen.

Cinco días de limitaciones

Para entender la situación que vive A Coruña hay que retrotraerse al pasado viernes. Entonces, y debido al avance de los contagios en el área coruñesa y, especialmente, por el brote originado en un gimnasio de Arteixo, el Sergas tomó la determinación de aplicar una serie de restricciones generales en toda el área sanitaria de Coruña-Cee y más concretas en la comarca herculina. La orden extraordinaria de la Consellería de Sanidade estipulaba que, al menos durante cinco días --que se cumplen este miércoles-- la ciudadanía de A Coruña, Arteixo, Cambre, Culleredo, Oleiros, Abegondo, Bergondo, Carral y Sada tendrían que limitar sus encuentros sociales a un máximo de 10 personas. Además, en todo ese ámbito, el ocio nocturno, discotecas, fiestas y verbenas quedaban totalmente restringidas con el objetivo de frenar el avance del virus. En paralelo, en A Coruña, Arteixo, Cambre, Culleredo y Oleiros (Sada presenta una tasa de contagios muy baja) también se impusieron limitaciones al aforo de establecimientos hosteleros y terrazas, que quedaron reducidas al 50%, siendo la hora máxima de cierre las 00.30 (con media hora para el desalojo de la clientela).

Al margen de esto, en toda el área metropolitana de A Coruña-Cee se suspendieron las entradas y salidas de usuarios de las residencias de mayores, así como las visitas.

Un repunte de casos previsto ya la semana pasada

En esa orden, la Consellería de Sanidade avisaba de que las medidas volverían a ser evaluadas pasados cinco días de su aplicación, para llevar a cabo, si así fuese necesario, los cambios pertinentes. Sin embargo, la letra pequeña de esa comunicación ya dejaba entrever lo que días después se confirmaría: la bajada de positivos no sería tarea fácil ya que, incluso con las medidas restrictivas, el Sergas esperaba un repunte de los contagios.

"De acuerdo con el informe sobre la situación epidemiológica en la comarca de A Coruña elaborado por la Dirección Xeral de Saúde Pública, se desprende que las cadenas de transmisión siguen en evolución, con lo cual es de esperar que sigan apareciendo más casos", rezaba el texto, que también advertía que los datos revelaban "cierto grado de transmisión comunitaria". 

Evitar desplazamientos indeseados

La posibilidad de medidas de limitación de la movilidad estaba presente también en el texto publicado el viernes pasado, que exponía: "Debe de tenerse en cuenta que existe mucha conexión y relación entre los ayuntamientos afectados. La adopción de las medidas para todo el ámbito tiende a evitar desplazamientos indeseados entre ellos, que pueden contribuir a expandir más el virus".

Ya esa jornada, la Consellería de Sanidade dictaminó que, a partir del lunes, llevaría a cabo una serie de encuentros telemáticos y diarios con los regidores de la comarca coruñesa para analizar la evolución del virus. Este martes, el alcalde de Culleredo, José Ramón Rioboo, aseguró que en los citados encuentros "no se trató en ningún momento temas referidos a adoptar medidas diferentes de las aplicadas el pasado viernes". Por otro lado, fuentes del ayuntamiento coruñés explican que las reuniones entre alcaldes y conselleiro no van a acabar este miércoles, algo que anticipa que las restricciones, más o menos contundentes, aún continuarán.

Llamada a la calma

También desde el concello herculino se quiso hacer este martes un llamamiento a la calma. Lo cierto es que, en buena medida por el precedente de A Mariña, por las redes comenzaron a circular numerosos bulos que hablaban de una restricción total de la movilidad en A Coruña y toda el área metropolitana, así como incluso de una vuelta atrás hacia medidas de confinamiento.  Ese último extremo es del todo imposible, no solo por la situación epidemiológica, sino porque la Xunta de Galicia no posee las competencias para ello. De hecho, incluso para ejecutar un aislamiento (ya sea de una persona, de un edificio o de un pueblo), las autoridades autonómicas tiene que ser ratificadas por un juzgado, con un informe favorable del fiscal y, en ocasiones, también del forense, que debe dar fe de que la medida está motivada y es proporcionada para con el fin que se persigue.

Si bien el área de A Coruña sigue siendo con diferencia la que más contagios de Covid-19 presenta (más del 55% de los 740 casos activos contabilizados por el Sergas en Galicia en su último recuento), el incremento de los mismos se ha moderado, pasando de los 69 nuevos casos del lunes a los 35 de este martes. No obstante, el Chuac coruñés ya ha habilitado dos plantas ante la posibilidad de nuevas hospitalizaciones (ahora mismo atiende a cerca de una veintena de personas infectadas). También esta misma semana, el Sergas instaló en la ciudad herculina un nuevo punto Covid-auto para realizar pruebas rápidas del virus a la población.

Un artículo de C. Díaz Pardo

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad