Control de la Guardia Civil a la entrada de Sanxenxo. EFE (Salvador Sas)

Coronavirus: Radiografía de la desescalada gallega

El presidente Feijóo pide a Pedro Sánchez una desescalada con horizontes, que mira más a los modelos alemán y portugués, "para poder ser competitivos"

A la espera de conocer más datos sobre el plan de desescalada que el Gobierno de Pedro Sánchez anunciará este martes, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, insistió este domingo en la importancia de que la desescalada sea gradual, reversible y dinámica. El dirigente gallego insiste en que es necesario que el proceso de reapertura económica comience cuanto antes y que se tengan en cuenta las especificidades de cada territorio, no en base a su división administrativa en provincias como, parece, tiene pensado el Ejecutivo central, sino atendiendo a las áreas sanitarias (siete en Galicia), que son las que mejor determinan el avance o retroceso del virus. El dirigente ha dibujado la hoja de ruta que desea para Galicia y que tiene más que ver con las propuestas adelantadas ya por países como Alemania o Portugal

“Además de tener seguridad a la hora de poner en marcha medidas, es decir, tener datos sanitarios sobre la incidencia del virus en la población, lo que se consigue mediante los test, necesitamos un horizonte”, dijo, en relación a las fechas ya avanzadas por otros estados de Europa. “Portugal y Francia ya han anunciado fechas, mientras que Alemania ya tiene medidas en marcha desde el pasado día 20. Si queremos competir con nuestros socios europeos es necesario tener un horizonte”, insistió el mandatario autonómico. 

Eje geográfico

El plan de desescalada de Feijóo se basa en tres ejes: el geográfico, el demográfico y el autonómico. En el primero, el presidente de la Xunta apuesta por una división por áreas geográficas, no provinciales. En este sentido, la comunidad gallega se divide actualmente en siete áreas sanitarias con su propia organización y dotación de infraestructuras: A Coruña-Cee; Santiago-Barbanza; Ferrol; Ourense-Verín-O Barco de Valdeorras; Pontevedra-O Salnés; Vigo; y Lugo-A Mariña-Monforte de Lemos.

Todas ellas podrán dividirse, a su vez, en "microzonas" más pequeñas según el riesgo: menor, que permitiría un avance "más rápido" en la desescalada, como puede ser en buena parte del rural; permanente, para zonas vulnerables como residencias, colegios y centros de trabajo; y riesgos puntuales, que sería el caso de que se localice un brote de Covid-19 en un municipio o fábrica concreta. "Y en ese caso tendríamos que actuar", incidió. 

Eje demográfico

En el plano demográfico, Feijóo ha propuesto que se distingan tres grupos de edad --mayores de 70, de 15 a 69 años y los menores de 14--, aunque también teniendo en cuenta las patologías previas de cada persona, sea de la edad que sea.

Eje económico

De igual modo, la propuesta de la Xunta incluye un tercer "eje económico", que distinguiría aquellas actividades que podrían abrir o no en función del área sanitaria en el que se encuentren o del riesgo de la zona.

"Creemos que el cuadro de mando del Gobierno para toda España sería mirar la situación epidemiológica, la capacidad sanitaria instalada, los factores de riesgo y el control de la inmunidad", ha continuado.

En base a estos parámetros, Feijóo ha dibujado cinco niveles distintos que distinguirían zonas con riesgo bajo o "de relativa normalidad" en las que "se deben abrir" las actividades económicas; otras de riesgo "medio" o "en situación de transición", en la que se concretaría cuál "puede abrir" y cuál no; y otra de "riesgo alto" o "alerta" en la que "solamente deberían abrir actividades económicas esenciales".

Automoción

El presidente de la Xunta ha incidido en varias ocasiones en esta semana en la importancia de que Galicia pueda reabrir sus concesionarios. De esta forma, Feijóo mira a la factoría de PSA en Vigo, que mantiene su vuelta a la normalidad a ralentí hasta que no se recupere la demanda de vehículos. “Es preciso que se retome la reapertura de talleres y concesionarios aunque sea con cita previa. No he obtenido respuesta”, lamentó el mandatario, en relación a la petición efectuada a este respecto en la conferencia de presidentes celebrada este domingo con Pedro Sánchez. “Es necesario que se facilite el inicio de la apertura de fábricas, que en Galicia dan trabajo a 25.000 familias”. “En Alemania no se han dejado de hacer coches”, aseguró. 

También Portugal ha anunciado que la automoción tendrá especial incidencia en su plan de desescalada. El primer ministro luso, António Costa, anunció la pasada semana que la reapertura de la economía se llevará a cabo de forma gradual, con una cadencia de 15 días, entre mayo y junio. Por su parte, la patronal del país también ha destacado la importancia de dar prioridad tanto al comercio de proximidad como a la peluquería y al sector del automóvil.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad