Contas abronca a la Xunta por desviar gastos para cuadrar su presupuesto

stop

El ente fiscalizador también advierte de que las sociedades de gestión urbanística de la Administración presentan una solvencia comprometida

Xesús Palmou entrega los informes de Contas a Pilar Rojo, presidenta del Parlamento

04 de noviembre de 2014 (21:28 CET)

No es la primera vez que se oye esta acusación a la Xunta, pero en esta ocasión el Consello de Contas ha sido contundente. El ente fiscalizador ha vuelto a poner el acento sobre el hecho de que en sus cuentas anuales, la Administración gallega no reconozca gastos realizados en el ejercicio en curso, posponiendo su contabilidad a períodos posteriores. Igualmente, y debido a esta operativa, en un ejercicio fiscal se pueden imputar gastos que corresponden a años pasados.

Una forma de actuar muy beneficiosa a la hora de ajustar la contabilidad de la administración pero que, según destaca el Consello de Contas, “supone un incumplimiento del principio de anualidad presupuestaria regulada en el artículo 60 de la ley de regulamiento financiero y presupuestario de Galicia”. Supone además que parte de los créditos aprobados en el ejercicio corriente “se encuentran comprometidos por gastos de años anteriores”.

Fondos de contingencia

El organismo fiscalizador hace hincapié en este punto en su análisis de las cuentas generales de la comunidad correspondientes a los ejercicios 2011 y 2012. En este último, las obligaciones netas reconocidas ascienden a 9.593 millones de euros, si bien Contas destaca que la información dentro de la cuenta general de la Xunta está limitada, “entre otras obligaciones, por el desvío de gastos”.

Por otro lado, el órgano presidido por Xesús Palmou también destaca que el fondo de contingencia de la Xunta “lejos de servir para la atención de gastos imprevistos y no discrecionales constituyó una herramienta para dar cobertura de gastos (principalmente corriente) que son objeto de una presupuestación deficiente, por escasamente realista”.

Información “desestructurada e insuficiente”


El catálogo de pecados que el ente fiscalizador encuentra a la cuenta general de la comunidad autónoma es amplia. Atendiendo al ejercicio 2012, Contas explica que “la memoria de la cuenta general de la Xunta presenta información desestructurada e insuficiente, lo que dificulta el cumplimiento de su función básica de completar, ampliar y comentar el resto de estados contables, limitando así la transmisión de información contable a sus usuarios”.

Además, continúa, “la revisión de cuentas de distintas entidades pone de manifiesto carencias en las memorias elaboradas, especialmente en organismos autónomos y, en menor medida, en las fundaciones y sociedades mercantiles”.

Sociedades dependientes de la Xunta

Entre otros factores, Contas advierte de que dentro de las sociedades públicas dependientes de la Xunta, las de gestión urbanística “presentan una solvencia a corto plazo comprometida en la medida en que parte de su activo está materializado en obras en curso y no acabadas, cuya capacidad de venta y realización está sujeta a incertezas considerables dada la situación económica actual”.

Según Contas, si se corrige el importe del fondo de maniobra, excluyendo las existencias, el capital circulante a cierre de 2012 sería negativo en 217 millones de euros”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad