Conde Roa dimitió tras “mentir” a Feijóo

stop

Los pinchazos de la 'Pokemon' radiografían la dimisión del alcalde de Santiago y el enfado en la cúpula del partido por sus problemas judiciales

Gerardo Conde Roa / E.P.

02 de febrero de 2014 (15:12 CET)

En la cúpula del PP "están enfadadísimos con Gerardo" porque "no les contó la verdad" sobre sus problemas con la Justicia. Así hablaba del entonces alcalde de Santiago, Gerardo Conde Roa, el jefe de su gabinete, Ángel Espadas, en una conversación intervenida en la investigación de la ‘Operación Pokemon’. “Mintió al presidente también. Ellos intentaban echarle una mano, pero no ha dejado que se le eche una mano", relata por teléfono Espadas a la diputada y concejal, Paula Prado.

En esos momentos, Conde Roa había sido imputado por fraude fiscal, un delito por el cual hace unos meses fue condenado. Once días después, el 16 de abril de 2012, se formalizó su dimisión como regidor de la capital gallega. El informe de Vigilancia Aduanera sobre esta llamada hace referencia a una reunión entre Conde Roa, Núñez Feijóo y Mariano Rajoy tras la que el ex alcalde de Santiago dejó el cargo.

“Lleva una doble vida”

"Gerardo se acojonó, seguro que se acojonó y en vez de decir la verdad", replicó Paula Prado al relato de Espadas. El jefe de gabinete matizó: "él está un poco abochornado por toda la situación y por su vida privada y lleva muchos años sin decir la verdad (...) Lleva un doble juego, una doble vida".

El distanciamiento de la cúpula del PP con quien no llevaba ni diez meses completos en la Alcaldía compostelana ya se ha hecho evidente y "es muy sintomático" que "el presidente no lo respaldase", señala Espadas en su diálogo, en el que indica que "la única posibilidad que habría es que Gerardo contase absolutamente todos los problemas que tiene, se sentasen en una mesa e hicieran una estrategia de comunicación".

Espadas, planteó su dimisión

Ante la proyección que han alcanzado los problemas judiciales de Conde Roa, incluso a nivel nacional, Espadas plantea que "para limpiar el tema" está dispuesto a ser él quien dimita. "Si total, yo ya estoy acostumbrado y por lo menos hay una dimisión, joder", propone quien un año antes había tenido que abandonar su acta de concejal tras ser sorprendido ebrio y dormido al volante, aunque después fue rescatado por Conde Roa como jefe de Gabinete.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad