El presidente de la Deputación de Ourense, Manuel Baltar.

Ciudadanos pide la cabeza de Baltar al PP

La formación naranja supedita su apoyo al Partido Popular en la DIputación de Ourense a que busque un candidato alternativo a José Manuel Baltar

El Partido Popular necesita el apoyo de otro partido para poder mantener su último bastión en Galicia: la Diputación de Ourense. Todas las miradas se centran en Ciudadanos, que con un diputado puede darle la llave de gobierno al PP y asegurarle el gobierno en un ente provincial del que lleva las riendas desde hace más de tres décadas, pero en el que tras las elecciones del 26-M se ha quedado a un diputado de la mayoría absoluta.

Sin embargo, Ciudadanos ha impuesto una línea roja en las negociaciones: que José Manuel Baltar (hijo del histórico José Luis Baltar y presidente de la Diputación los últimos siete años) abandone el cargo.

El PP "socio preferente"

Así lo ha asegurado el concejal naranja por Ourense, Laureano Bermejo, al término de la primera reunión con dirigentes populares. “Nuestro socio preferente es el PP", aseguró Bermejo, antes de recalcar que todo posible pacto debe dejar al margen a Baltar.

En el caso de que Ciudadanos siga adelante con su veto y el Partido Popular se vea obligado a buscar un candidato alternativo a la presidencia del ente, la saga de los Baltar se alejaría de una institución que ha venido gobernando de manera ininterrumpida los últimos 32 años.

Fue en 1987 cuando José Luis Baltar se puso al frente de la Diputación de Ourense, un cargo que ocuparía hasta el año 2012. Con 72 años de edad, el histórico dirigente popular decidió dar un paso al lado y dejar al frente a su hijo José Manuel Baltar, que tras siete años como presidente del ente provincial, ahora ve peligrar su continuidad.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad